Koeman: Cuenta atrás para corregir errores

HISTORIA SPORT

A poco más de una semana para que arranque la competición oficial, el técnico de Zaandam aún debe pulir detalles importantes

Probó de nuevo con un 3-5-2 que le gusta, pero que no casa con los altos mandos del club

Revive las mejores jugadas del encuentro entre el Salzburgo y el FC Barcelona | FCB

El partido frente al Salzbugo, más allá de tratarse de una prueba de pretemporada, ante un equipo mucho más rodado y con bajas importantes, dejó algunos síntomas preocupantes. El Barça no jugó un buen encuentro, eso es innegable. Encajó dos goles, pero bien pudieron ser cinco. A nivel defensivo el equipo se mostró muy vulnerable y estuvo torpe en la salida de balón.

Quedan apenas 10 días para que arranque la competición oficial. Menos de lo que probablemente Ronald Koeman querría, pero esto no da tregua y hay que ajustar las tuercas ya. De hecho, el domingo ante el Gamper tendrá el equipo la última prueba antes de afrontar la hora de la verdad. Eso significa que apenas podrá contar con una semana escasa para trabajar con todo el equipo al completo (contando que Messi firme en breve). A partir de este viernes, Emerson, Agüero y Coutinho podrán empezar la adaptación con el grupo.

Después del stage en Alemania, y más en concreto tras la prueba más seria ante un conjunto que disputará en unos días la previa de Champions, el Barça no dio la talla. No es todavía alarmante, obvio, pero sí que hubo detalles que se deben pulir desde ya.

IMPRECISIONES EN SALIDA DE BALÓN

Es algo típico de la pretemporada. Quizás más de los dos primeros partidos que del penúltimo, pero puede entrar dentro de los planes. El Barça mostró ante el Salzburgo una torpeza significativa sacando el balón desde atrás. Pérdidas en zonas peligrosísimas, errores en pases relativamente sencillos. Jordi Alba, Lenglet, Nico, Gavi. Nadie se libró. Ni 'Busi', que suele ser infalible. No solo depende del fallo en el emisor, claro, sino que los triángulos y los ofrecimientos escasearon. La presión alta del conjunto austríaco asfixió y dejó sin ideas a los hombres de Koeman.

REPLIEGUE Y DESORDEN TÁCTICO

Más allá de esa defensa alta que propuso el RB Salzburg, a la hora de replegar en las salidas rápidas del cuadro austríaco el cuadro azulgrana mostró lagunas. Sobre todo en los pasillos centrales, que se convirtieron en una pesadilla para la zaga. Por ahí llegó todo el peligro de un equipo local que si no ajustició en la primera parte al Barça fue porque Okafor tuvo una tarde aciaga. Es inadmisible que se generen esos espacios entre centrales y que la línea del centro del campo no llegue a tapar antes ese último pase. Hay una cadena de errores que se debe atajar de raíz.

POCA FRESCURA Y FALTA DE IDEAS EN TRES CUARTOS

Es quizás el aspecto menos preocupante. Seguro. El cansancio acumulado de la pretemporada y las dobles sesiones durísimas a las que se ha sometido en el stage a la plantilla tienen que reflejarse en la competición. Y a la hora de decidir en 3/4 de campo, de levantar la cabeza y elegir esa opción, dar ese último pase, suele ser donde más se manifiesta.

El equipo estuvo bastante espeso en zona de peligro. Echamos de menos más combinaciones, más desmarques (a Memphis se le vio más apagado y Griezmann trabajó como siempre pero apenas apareció), mejores elecciones. Dest llegó mucho a línea de fondo, pero se le apagaban las luces. Con la bajada de carga antes del inicio liguero y la aportación de los futbolistas que tienen que entrar se irá puliendo.

LIDERAZGO

Otra cosa que se echa de menos es ese punto de carácter sobre el verde. Frente al Salzburgo el único que pareció cabrearse e intentó espolear al equipo fue Ronald Araujo. El uruguayo ejerció de káiser y en el tramo del primer tiempo en el que el Barça estaba vendido y encerrado en su área fue el único capaz de pegar un par de gritos. Puede parecer algo superficial, pero tener un par de figuras que 'espabilen' a los compañeros cuando se pasa por esos momentos negativos es vital.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil