Jordi Carreras: “Los Deejays se cuidan igual que los futbolistas”

Deejayólogo de profesión, este profesional de la música electrónica habla sobre su profesión en La Penúltima de SPORT

"Deben ser tan estrictos en su alimentación como lo son los deportistas de élite", asegura sobre los DJs

Jordi Carreras, al frente de los platos en el plató de SPORT
Jordi Carreras, al frente de los platos en el plató de SPORT | sport

Jordi Carreras (Barcelona, 1966) lleva detrás de los platos toda su vida, es un veterano a quien el paso de los años no le ha hecho perder su pasión por la música electrónica, de la que es un enamorado. Pero ‘The Maestro’, como le conocen en el mundillo, tiene otras inquietudes como la historia, la divulgación y la formación, tres facetas que le han llevado a escribir el libro ‘Deejay’, una obra multimedia que debería ser referencia para cualquiera que sienta cierto cosquilleo cuando ve una mesa de mezclas. Trabaja para la UEFA desde hace siete años en los partidos de Champions en el Camp Nou.

¿Cuál es el trabajo de un DJ?

Es, principalmente, la pasión por la música, seleccionarla y, a través de la tecnología, mezclarla y llevar al público a un sitio mejor.

¿Qué sitio?

Un estadio nuevo. Puedes estar enfadado, no gustarte las noticias, pensar en otra cosa... Un estadio emocional mejor. Los DJs hacemos que esa gente disfrute o se airee, aunque le vayan bien las cosas... La música es sensibilidad.

¿Cómo lo hacen?

A través de la tecnología, ahora digital, como reproductores, la mesa de mezclas, archivos de audio... Seleccionamos la música, la compramos, creamos unas listas de reproducción y la reproducimos.

Y que la gente baile.

Lo que hace que la gente baile es la selección y cómo pones esa selección. Y después la psicología. Intentar saber cómo está la gente, qué necesita en ese momento.

¿Cuál es el secreto para que una sala se lo pase bien?

Hay varios componentes. Hoy en día el 75% del público compra una entrada para ir a ver un DJ. Antes no pasaba esto. Ibas a la fiesta alemana, el Carnaval... Ahora pagas por ver a un DJ y cuando entras al club bailas mirando al escenario, como si fuera un concierto de rock.

¿El DJ pone su música o la de otros?

Si quiere tener una proyección internacional y un reconocimiento también debe ser productor. De hecho, muchos productores de música electrónica no pinchan, pero si sus canciones tienen un éxito mundial, tienen que aprender a pinchar para hacer giras. Lo importante es que vaya en paralelo: produces tu música y la pinchas para que la gente la escuche. Cuando sacas un ‘track’ de música electrónica, el objetivo es que se venda lo máximo posible, intentar crear un clásico....

¿The age of love?

Eso es tocar el cielo.

¿Guitar spell?

También, más ruta del Bakalao, maquinera.. Pero tienes A deeper love, Bells de Jeff Mills, Jaguar, de DJ Rolando... Todo esto es lograr hacer un clásico.

¿Clásico y electrónica no es un oxímoron?

Hay clásicos de funky, de disco, de los años 70, 80, house, techno. Cada género de la música electrónica tiene sus clásicos inmortales.

¿Molesta que alguien hable de “chumba chumba”?

Es hablar desde el desconocimiento. Para eso hemos sacado el libro. Es pensar que todo el mundo puede serlo. Y sí, todo el mundo puede hacerlo, pero no todo el mundo puede serlo.

Buena.

Una cosa es hacer de DJ y otra muy diferente es vivir de la profesión, sentir las canciones, que se te ponga la piel de gallina con el Age of Love... Hace poco me llegó un vídeo de Will Smith pinchando en su casa unas bases, tocando los pats, rapeando encima... ¿Es DJ? No, está haciendo de DJ.

¿Mucha droga en este mundo?

Las drogas están relacionadas con el heavy, el pop, el rock... con la electrónica. Cada género ha tenido su droga. ¡Que le pregunten a Mozart! El reggae con los porritos. Un estado artificial con la droga puede multiplicar aquel género. Un éxtasis, con trance o progressive, puede llevarte a una dimensión de la hostia, pero droga hay en todos los ámbitos profesionales.

DJs como Van Buuren, Sven Vath o Aoki hace 200 bolos al año, ¿cómo aguantan?

Hay dos maneras: o drogándote y aguantando y saltando y hacer tripletes y cuatripletes para hacer un fin de año en diferentes continentes, una burrada, o cuidándote con una buena alimentación, gimnasio...

Como un futbolista.

Lo mismo, el mismo punto estricto de un deportista aplicado a la profesión del DJ. Yo llevo 40 años en la profesión y no me he metido nunca nada. ¿Cómo das la vuelta al mundo haciendo 200 bolos? Porque tienes a 30 tíos que te hacen la música, las listas de reproducción, el márketing, las redes... El DJ es hoy una marca.

Jordi Carreras, 'The Maestro', trabaja para la UEFA y para el Barça

| JAVI FERRÁNDIZ

¡Jordi Carreras! ¡The Maestro!

Yo soy un DJ de piedra picada y me he puesto más en divulgar la seriedad de la profesión, de crear cursos, pinchar, formación... Cofundé en 1993 la academia de DJs de Barcelona y fundé nueve por todo España, he hecho 6000 horas de clase, 150 ‘masterclass’, he sido trainer oficial de Pioneer... Pero también he hecho bodas, bautizos y lo que haga falta.

¿Hay trabajo para tanto DJ?

Bueno, hoy el DJ no es solo nocturno, también puede pinchar en un ‘beach club’, una piscina, en una peluquería o una tienda de roda. Se llama ‘music curator’, yo lo que hago para la UEFA.

¿Para la UEFA?

Sí, estoy en el Camp Nou los días de Champions, pero tambien soy DJ homologado del club para eventos. Cuando me llaman voy.

¿A qué?

Una vez me contrataron para una boda en el Camp Nou para poner tres canciones. Era una familia china. Recuerdo que vino un halcón de detrás del marcador con los anillos en el pico. La novia salió con el padre sonando el himno del Barça y todos llorando.

¿Y la UEFA?

Hace siete años que trabajo para la UEFA. En cada partido de Champions montan un ‘hospitality’ dentro del museo y la música la pongo yo. Curo musicalmente el evento.

¿Qué?

Pongo la música adecuada para el evento. Nada estridente, ni cañero, ni fiestero, ni urban, ni reggaeton... Ha pasado que Messi estaba saliendo al campo y la gente, en el evento. Estaban tan a gusto... ¡A tomar por saco el partido!

¿Qué es lo que más satisface a un DJ?

Que te den las gracias por la música que acabas de poner.

Insisto, ¿y que bailen?

No, eso es una obligación para un DJ. Eso si debes hacerles bailar porque hay DJs a los que se les escucha. En un restaurante no harás bailar a nadie. La satisfacción es cuando te dan las gracias por la sesión que acabas de hacer.

Gracias.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil