De Jong: Los secretos de la historia de un fichaje

EXCLUSIVA SPORT

Bartomeu consiguió reconducir una situación gracias a un discuso directo y con ejemplos como el de Neymar o Thiago

El fichaje es la culminación de meses de negociaciones en la que han intervenido muchos protagonistas

 El club azulgrana ha hecho oficial el fichaje del joven holandés pretendido por media Europa. El Barça cerró la contratación de Frenkie de Jong tras largas negociaciones | sport

Fue Pepe Serer, miembro de la secretaría técnica del Barça, quien en octubre de 2017 avisó a Robert Fernández de la aparición de una perla en la cantera del Ajax. Por aquel entonces, De Jong todavía era jugador del Ajax B pero alternaba participaciones con el primer equipo y era un fijo en la selección Sub-21. Intrigado, semanas después, Robert fue de incógnito al Amsterdam Arena para verlo en acción.

Tras el traspaso de Davinson Sánchez al Totternham, el Ajax se había quedado sin uno de sus centrales titulares y De Jong, cuya posición natural es la de centrocampista, se había convertido en un recurso del técnico para el eje de la zaga donde actuaba otra perla de la cantera, De Ligt. Robert volvió enamorado: “Habrá que ficharlo”, se dijo.

El secretario técnico fue siguiéndole y en marzo decidió regresar a Holanda para conocer al agente, Ali Dursun, al padre el jugador, John, y a Frenkie.

Primera reunión

La reunión se desarrolló en un hotel en la capital con los dos primeros. Frenkie habló por teléfono con Robert tras acabar de entrenar. La obsesión del padre y del hijo era clara: “Queremos ir el Barça”. Pronto, el Barça tuvo el convencimiento de que era el jugador necesario para el club y que Frenkie deseaba con todas sus fuerzas vestir de azulgrana. El Barça asumió la necesidad de ficharle pero, a diferencia de la contratación de Arthur, otros clubs se entrometieron en la operación.

El Ajax, a diferencia del Gremio, sabía que tenía oro entre las manos e iba a jugar todas las cartas que tenía en su mano para subir el precio. Y así es como, después del Barça, entraron el PSG, el City y el Bayern de Munich en el juego. Y empezó una batalla ante un Ajax que se negó a traspasarlo en verano para subir aún más el precio.

Así se gestó el fichaje de Frenkie de Jong

Segura toma el mando

Pep Segura, manager deportivo, también prendado por sus cualidades, tomó el mando de las negociaciones y con motivo del partido de Champions entre el PSV y el Ajax (28 de noviembre), se desplazó a Amsterdam para reunirse con el jugador. El día siguiente al partido, se sentó con De Jong para que le respondiera una serie de preguntas: “¿Qué quieres para tu futuro?, ¿Qué buscas?, Cuáles son tus requisitos para fichar por el Barça?”. Agasajado por el interés del club del que fue seguidor durante su infancia, De Jong meditó todas las respuestas, respondió algunas pero su agente, también presente, pidió tiempo para ser más concretos.

Cuatro días después, Ali Dursun aterrizaba en el Prat para transmitir las inquietudes del jugador. “Su prioridad es jugar”, dijo al tiempo que trasladó unas exigencias económicas, que al Barça le parecieron “muy razonables”.

OK a todo


La secretaría técnica le dio el OK a todos sus requerimientos. Así se lo transmitió el agente al jugador a su regreso a Amsterdam y así apareció en la portada de SPORT días después. El acuerdo era muy próximo. Desde entonces se inició un contacto continuo Dursun-Pep Segura y Oscar Grau-Marc Overmars.

Al mismo tiempo que el Barça operaba el Manchester City viajó en dos ocasiones a Amsterdam para convencer al jugador y para reunirse con el Ajax. Guardiola, tal y como acostumbra, telefoneó en diferentes ocasiones al jugador para seducirle de ir a la Premier. El City, incluso, estaba dispuesto a ficharle en enero y dejarle en el Ajax hasta final de temporada. El PSG también avanzó en sus contactos con el agente y con Marc Overmars pero el Ajax se negó a que De Jong saliese en enero ante las embestidas de Nasser Al Kheklaifi, presidente qatarí. 

Preferencias de De Jong

Las preferencias del central Frenkie quería el Barça pero las llamadas de Guardiola le hacen dudar, al mismo tiempo que queda prendado por el potencial del PSG. El corazón le lleva al Barça y así lo transmite al club catalán. Sin embargo, el 14 de enero se produce un movimiento que lo desencadena todo: El viaje de una delegación del PSG a Amsterdam para poner toda la carne al asador y llevárselo. Una contrato mareante para el jugador, comisiones por doquier para el agente, una oferta definitiva para el Ajax… y una llamada de teléfono de Tuchel.

Antero Henrique, el secretario técnico, le pone al teléfono al alemán: “Serás titular siempre”, y le habla durante 30 minutos del proyecto deportivo, de la tranquilidad del PSG, de la vida en París… Tuchel le cautivó, Guardiola le sedujo. Por su parte, como dijo el propio Valverde en rueda de prensa, el técnico del Barça no movió pieza en este sentido. “No he hablado con él”, dijo. Tuchel y Guardiola incluso fueron más lejos y, con el permiso del Ajax, De Jong viajó a Manchester y a París para conocer de primera mano al club y a sus respectivos entrenadores. De Jong se dejó querer.

El miércoles 16 de enero, Ali Dursun llamó a Pep Segura para comunicarle la decisión de Frenkie: “De Jong se va al PSG” le espetó. Fue como un jarro de agua fría porque el Barça siempre confió en que acabaría de azulgrana. “¿Ya ha firmado?” preguntó Segura. “No, en breve lo hará”. Fue entonces cuando Pep Segura, en una rapidísima y decisiva actuación, le anunció al agente que el día siguiente iría a Amsterdam acompañado de toda la secretaría técnica y del propio presidente para hablar con el jugador y con su padre.

Viaje express

Y así fue. El presidente Bartomeu tomó el mando en la conversación en la que le enumeró un sinfín de argumentos para hacerle ver el error que cometía y, en el filo de la conversación, aparecieron dos nombres propios: Neymar y Thiago Alcántara. “Mira lo que les ha pasado a ellos, que no te pase a ti”.

El nombre del brasileño salió para demostrarle el error que había cometido al fichar por el PSG cuando ahora no para de llamar para volver al Barça. El nombre del segundo fue para indicarle la temporalidad de los proyectos en otros clubs: “se fue al Bayern para estar con Guardiola, estuvo solo dos años con él” y en el pasado verano se ofreció para volver. “El Barça lleva 30 años jugando igual, con un mismo estilo, el que tú has mamado toda tu vida. Yo me iré de presidente dentro de dos años y el equipo seguirá jugando igual. Llegará otro entrenador y seguiremos igual. El Barça te garantiza estabilidad en el juego, los otros no”, le dijo Bartomeu.


Otro de los motivos de preocupación era la alta competencia que había en el Barça. Durante el diálogo, Bartomeu nunca le garantizó la titularidad pero sí que “tendrás un rol transcendental” para el equipo durante la próxima década. 


La conversación se desarrolló sobre la pasión que siente De Jong por el Barça, sobre las veces que había ido al Camp Nou como aficionado, sobre Cryuff, sobre la larga tradición de holandeses en el club… El Barça se volvió a dar cuenta de que el sueño de De Jong era jugar en el Barça y regresó optimista, confiado de que recapacitaría su decisión.

El Ok final


El Barça no ha tenido que esperar más de una semana para saber que sus impresiones eran las adecuadas y este pasado jueves Bartomeu, Oscar Grau y Pep Segura volvieron a viajar a Amsterdam para cerrar definitivamente un acuerdo que supone un portazo a las mismas narices del PSG y del City. De Jong había tomado la decisión con el corazón. Y Bartomeu, Segura y Grau volvieron como unos triunfadores.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil