Sport.es Menú

La jaula de Sergi Roberto: el primer sacrificado por el cambio de sistema

El Barça renuncia a su arma del juego entre líneas situado como central derecho

El dibujo no le permite subir al ataque y se han perdido su centros

 El entrenador azulgrana habló en Barça TV y analizó el encuentro ante el Valencia | FC BARCELONA

El nuevo dispositivo táctico implantado por Quique Setién en el FC Barcelona está mostrando muchas lagunas. Una de ellos radica en la posición de Sergi Roberto. El de Reus ha sido el elegido por el cántabro para ocupar la posición de central derecho. Una alternativa que parte de una visión ofensiva del juego, pero que en realidad ha incrustado al canterano en una jaula.

Setién lo ha situado atrás para tener una limpia salida del balón desde atrás, una de sus obsesiones. En esa faceta, Roberto cumple con su cometido. La pelota llega clara a los centrocampistas o los dos futbolistas más escorados a la derecha del ataque, Ansu Fati y Leo Messi. Es a partir de esta zona donde se estanca el juego barcelonista y el polivalente futbolista no puede ayudar más ya que tiene la consigna de mantener en todo momento la posición.

Sergi Roberto tiene una parcela muy limitada. En ataque, apenas puede sobrepasar la línea del centro del campo y no tiene la opción de explotar una de sus armas como es el juego entre líneas. Ésta era precisamente la función que Ernesto Valverde tenía diseñada para él esta temporada, pero en la que no tuvo continuidad, sobre todo por las deficiencias mostradas por Semedo y la necesidad de jugar con un lateral con mayor capacidad combinativa.

Desconectado de Messi

Por tanto, Roberto participa poco de la construcción en zonas donde se pueden romper líneas y tampoco explota sus virtudes de lateral. Su facilidad por combinar en ataque es una buena solución y un punto de apoyo, en especial para Leo Messi. La capaciad de sorprender desde atrás se ha perdido y también sus centros.

El canterano asume el rol con la disciplina que siempre le ha caracterizado, aunque lo esté pagando defensivamente. Sergi no había jugado en su vida de central antes de que Setién lo situara en esta posición frente al Granada. Acostumbrarse a esta posición de un día para otro no es nada sencillo y mucho menos en partidos de tanta exigencia como el de Mestalla. Asumir marcajes físicos como el de Maxi Gómez supone una responsabilidad desmesurada para sus características tácticas y físicas.

Sorprendente marcha de Todibo

En todo caso, Sergi Roberto parece condenado a esta posición si Setién se mantiene rígido en sus ideas. El futbolista de la plantilla que tenía un perfil más idóneo para jugar en la derecha con tres centrales es Todibo, pero de forma sorprendente fue cedido al Schalke 04. De esta manera, solo queda la opción de situar a Sergi o mover a Piqué al flanco diestro, dejando el medio para Lenglet o Umtiti.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil