Sport.es Menú

El hat trick "perfecto" que llevó a Munir al Barça

"Todo lo que sabe es de serie. No ha tenido que aprenderlo". Así define alguien que le conoce bien a Munir El Haddadi. El joven jugador de origen marroquí, aunque nacido en El Escorial, ha subido este año al juvenil A del FC Barcelona, ya ha debutado en el Barça B y ha sido clave en la final de la Champions juvenil.

Josep Capdevila

Munir, en efecto, es un producto de la calle. Desde pequeño comenzó a jugar con los amigos en un parque del Escorial, la localidad donde nació. La afición por el fútbol no le pasó desapercibida a su padre, que decidió llevarle al Galapagar, club que tenía su sede cerca del domicilio de la familia. Y ahí debutó como infantil. Poco duró. El Atlético de Madrid se fijó en él, le fichó y le cedió al Rayo Majadahonda.

Y ahí estaba, aún en categoría cadete, cuando uno de los ojeadores que tiene el Barça por la zona de Madrid, mandó buenos informes sobre él al club catalán. Unos informes que decían, por ejemplo, que en esa temporada 2010-2011 jugó 29 de los 30 partidos posibles y marcó 32 goles. Unos informes tan buenos que el Barcelona decidió mandar en abril del 2011 a uno de sus entrenadores, García Pimienta, a verle jugar e intentar confirmar si, realmente, tenía opciones de jugar en el Barça. Era un partido de cadetes entre el Brunete y el Rayo Majadahonda. Y a Munir le salió el partido perfecto. No solo consiguió un hat trick sino que hizo lo que se considera un hat trick perfecto: un gol con la pierna derecha, uno con la izquierda y uno de cabeza.

A García Pimienta no le quedó ninguna duda. Al regresar a Barcelona recomendó su fichaje y él mismo fue, curiosamente, su primer entrenador en el juvenil B barcelonista. En su primera temporada ya fue el máximo goleador del equipo. Ha estado dos temporadas en el segundo juvenil del club, aunque en la pasada, al final, ya comenzó a jugar en el juvenil A de Jordi Vinyals. Y en esta tercera ya está en el juvenil A y ha debutado con el Barça B.

Con 18 años, tiene mucho camino para andar. Y sabe que en el Barça lo podrá recorrer. Es trabajador, buen compañero y con su habilidad con las dos piernas y teniendo en cuenta que no va mal tampoco de cabeza, sus límites aún están por descubrirse.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil