Sport.es Menú

Guardiola: de la bronca en el descanso a la felicitación final

Algo se debía oler Pep Guardiola para que en el descanso, y pese a lucir en el marcador del Camp Nou un 2-0 a favor de los blaugrana, el técnico cantara la caña a sus hombres, lamentando la falta de intensidad, los errores en la circulación y sobre todo la poca consistencia defensiva a la hora de recuperar el balón. Pep llegó a señalar a algún jugador, recriminándole su falta de concentración, pero su mensaje final tenía un componente más colectivo que otra cosa, avisando a sus pupilos que estaban jugando con fuego y que no se podían seguir repitiendo los errores de la primera parte.

Javier Miguel

En algunos momentos fue una bronca de tomo y lomo ¿el propio Pep ha reconocido públicamente que cuando se muestra más crítico con sus hombres es con el resultado a favor con el fin de que no se relajen¿ , ya que a Guardiola no le estaba gustando nada lo que estaba viendo, temiendo que el Real Madrid pudiera acabar dando la `campanada¿ en el Camp Nou si no ponían remedio de forma inmediata. Y de hecho estuvo muy cerca de hacerlo porque en la segunda parte los de Mourinho siguieron apretando y hasta llegaron a igualar la ventaja de dos goles que tenían los blaugrana.

En cualquier caso, al final el Barcelona pudo respirar aliviado, ya que el Madrid fue incapaz de marcar un tercer gol, por lo que el cómputo final de la eliminatoria acabó con un 4-3 a favor de los blaugrana.

Con la clasificación para las semifinales de Copa bajo el brazo, el de Santpedor rebajó un poco la tensión, felicitando a sus hombres no tanto por el juego, que dejó mucho que desear en algunas fases del encuentro, como por la actitud sobre el terreno de juego y el esfuerzo ante tantas adversidades, con sendas lesiones de Andrés Iniesta y Alexis Sánchez incluidas.

Dio una extraordinaria importancia a la eliminación de un equipo tan poderoso como el Real Madrid y que descansaran todo lo que pudieran tras el desgaste que ha supuesto una eliminatoria de esta envergadura.

No hay duda de que Guardiola utilizó todas sus dotes como psicólogo: primero para conminar a los suyos a que dieran un paso adelante e intentaran reconducir un partido que se había puesto de cara pese a que el equipo se había visto superado en muchos aspectos y después para aplaudir a sus hombres por mostrar una gran fortaleza mental y una consistencia de equipo campeón. Y es que eliminar al Real Madrid es siempre un `regalo¿ para cualquier culé.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil