Griezmann - Suárez: la pólvora está en sus botas

El delantero francés ya sabe lo que es marcar al Atlético en la Supercopa, pero no en la Liga

El 'Pistolero' sale de una lesión y no ve puerta desde el 21 de marzo, pero suma 19 goles en la Liga

Antoine Griezmann abrió la lata ante el Athletic en la final y lo celebró por todo lo alto con un bailecito marca de la casa | RFEF

El tópico asegura que cualquier cosa puede pasar en fútbol. Y es cierto, como tantas veces ha quedado demostrado. Todo es posible dentro del rectángulo de juego y... fuera de él. Hace un tiempo nadie podría imaginar que ídolos como Luis Suárez, del FC Barcelona, y Antoine Griezmann, del Atlético de Madrid, cambiaran de equipo y se vieran las caras en un partido que puede decidir una Liga.

Griezmann, durante cinco temporadas (2015-2020) fue el buque insignia del Atlético de Madrid. Fichado de la Real Sociedad por 30 millones de euros, el delantero francés se ganó rápidamente a la afición ‘colchonera’ por su incansable trabajo aderezado con goles y asistencias. Su elevado rendimiento lo encumbró a altas cotas de popularidad, convirtiéndose en uno de los jugadores favoritos de la hinchada.

Inicio difícil

Con Luis Suárez la historia fue similar. El delantero uruguayo llegó en 2014 procedente del Liverpool por 81 millones de euros y jugó en el Camp Nou hasta 2020 (seis temporadas). Su debut se demoró por la sanción de cuatro meses que pesaba sobre él por el incidente con Chiellini en el Mundial de Brasil. Aunque al inicio encadenó varios partidos sin ver puerta, cuando empezó a anotar, se disparó hasta consolidarse como el tercer goleador histórico de la entidad, por detrás de Messi y César.

La pasada temporada (2019-20) coincidieron en las filas del FC Barcelona pero no cumplieron las expectativas que habían generado formando tridente con Messi. El equipo cambió de entrenador a mitad de temporada y los títulos brillaron por su ausencia. 

La comparativa entre Griezmann y Luis Suárez

| Marc Creus

El Barça, obligado a rebajar su masa salarial y a dar un golpe de efecto tras el humillante 2-8 en los cuartos de final de la Champions contra el Bayern de Múnich en Lisboa, puso la cruz al charrúa, al que señaló por su ficha y su carnet de identidad. 

Suárez tuvo varias ofertas, especialmente del fútbol italiano, pero como confesó después, escogió la del Atlético de Madrid porque “era no cambiar de Liga y lo que suponía menos cambios para mis hijos”. Igualmente, el ‘Pistolero’ aseguró que “fue muy duro dejar el Barça” porque “no me lo esperaba”. Pese a todo, agregó que “siempre estaré muy orgulloso de mi paso por el Barça” y solo le quedó una pequeña duda: “quizá parte de la gente olvidó muy pronto lo que hice allí”.

Actualidad

En cualquier caso, las opciones del Barça y del Atlético en el partido del sábado pasarán por sus botas. Griezmann ha mejorado los registros de su primer año como azulgrana y, en Liga, suma tres goles más que en la temporada de su debut. Luis Suárez, por su parte, con 19 goles, se acerca a la cifra que promedió como azulgrana en el torneo de la regularidad. 24,5 goles por temporada.

Griezmann, por otra parte, llega a la cita en uno de sus mejores momentos: ha convertido cinco goles en los últimos cinco partidos, entre ellos uno en la final de la Copa del Rey, conquistada contra el Athletic en el estadio de La Cartuja de Sevilla. Luis Suárez, después de estar parado tres partidos por culpa de una lesión muscular, reapareció con derrota ante el Athletic (2-1) y victoria contra el Elche (0-1). No ve puerta desde el 21 de marzo, cuando un gol que llevó su firma dio los tres puntos al Atlético contra el Alavés (1-0) en el Wanda Metropolitano.

Será la primera vez que Luis Suárez se enfrentará al FC Barcelona después de salir de la entidad catalana en el verano de 2020. No pudo jugar el partido de la primera vuelta, celebrado el 21 de noviembre de 2020 en el Wanda por haber dado positivo por covid-19 en dos test. El choque finalizó con derrota azulgrana por la mínima (1-0, tanto de Carrasco) y el gol fue un fallo defensivo en cadena en el tiempo agregado de la primera parte.

Griezmann, por su parte, se ha medido contra su ex equipo en cuatro ocasiones. Tres en la temporada 2019-20, con un balance de una victoria, un empate y una derrota, y una en la presente campaña, con derrota. El primer partido fue el que ganó, el 1 de diciembre de 2019, en el Wanda Metropolitano, donde fue recibido de uñas y silbado. El segundo, la semifinal de la Supercopa de España, en Arabia Saudí, lo perdió (marcó un gol) y el tercero, ya en plena pandemia, a finales de agosto de 2020, lo empató. Se dio la circunstancia que Setién le dio entrada en el minuto 90 por Arturo Vidal y solo jugó el tiempo añadido.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil