Sport.es Menú

Griezmann y Rizzoli apean al FC Barcelona de la Champions League

El Barça cayó eliminado ante el Atlético | sport

No pudo ser. El FC Barcelona, vigente campeón, dijo adiós a las semifinales de la Champions League después de un partido que tuvo dos nombres propios: Griezmann y Rizzoli, el árbitro, que escamoteó un penalti de libro al Barça en tiempo añadido. El Barça, de todas formas, hizo un partido muy pobre, demasiado teniendo en punta a la MSN, en la que este miércoles solo brilló Suárez, y a ráfagas...

Atlético Madrid

2-0

FC Barcelona

Atlético Madrid

Oblak; Juanfran, Godín, Lucas Hernández, Filipe Luis; Koke, Augusto Fernández (Savic m. 90+2), Gabi (c), Saúl Ñíguez; Carrasco (Thomas m. 73) y Griezmann (Correa m. 90).

FC Barcelona

Ter Stegen; Dani Alves (Sergi Roberto m. 64), Piqué, Mascherano, Jordi Alba; Rakitic (Arda Turan m. 64), Busquets, Iniesta (c); Messi, Suárez y Neymar.

Goles

1-0, min. 36, Griezmann. De cabeza, desde dentro del área, después de un centro de Saúl Ñíguez por la derecha del ataque local. 2-0, min. 88. Griezmann. De penalti. Con la derecha, raso, ajustado al poste izquierdo. Ter Stegen estuvo muy cerca de detener el disparo.

Árbitro

Nicola Rizzoli (Italia). Auxiliado en las bandas por los también italianos Elenito di Liberatore y Mauro Tonolini y, en las líneas de gol, por Luca Banti y Antonio Damato. Cuarto árbitro: Gianluca cariolato. Mostró tarjetas amarillas a Gabi (m. 68) por falta a Messi, a Suárez (m. 69) por codazo a Godín en el rostro, a Neymar (m. 76) por dejar el pie ante Juanfran fuera del campo, a Godín (m. 85) por agarrar a Sergi Roberto, a Iniesta (m.87) por manos dentro del área, a Iniesta (m. 87) por manos dentro del área, Correa (m. 90) por no respetar la distancia en el lanzamiento de una falta, a Arda Turan (m. 90+2) por protestar y a Koke (m. 90+3) por perder tiempo.

Incidencias

Partido correspondiente a los cuartos de final (vuelta) de la Champions League 2015/2016 disputado en el estadio Vicente Calderón de Madrid ante 52.851 espectadores.

El Atlético, aclamado por su público, salió a comerse al Barça. Presionó muy arriba, cerró líneas de pase y creó las primeras ocasiones de gol. La primera de Gabi, pero su disparo con la zurda se fue arriba (m. 3). La segunda, de Carrasco, desde fuera del área, que blocó Ter Stegen (m. 4).

El Barça, sin embargo, empezó a tocar. Puso en práctica el rondo. Arriba y abajo, por el centro y la banda. El objetivo, desactivar al Atlético y su hambre. Enfriar el partido. Pero, con el balón en su control, el equipo local solo veía el marco azulgrana. Y Griezmann (m. 7), de cabeza, volvió a generar otra ocasión.

Pero el peligro para el Barça estuvo en las pérdidas de balón. El Atlético buscó el error de su rival para robar y salir a la contra con un gran número de efectivos. Lo consiguió en alguna ocasión, aunque los hombres de Luis Enrique hicieron gala de un gran control, de paciencia. De saber gestionar los tiempos sin ansiedad.

El partido entró en una fase en la que no ocurrió nada en las áreas. Toda la acción se trasladó en la zona ancha, con juego físico y de contacto. Faltas, caídas, una carrera de Messi en defensa para recuperar un balón a Carrasco... Pero el Barça sin dar sensación de peligro alguno. Solo un saque de esquina en el minuto 27 que atrapó Oblak.

El público reclamó penalti de Piqué a Carrasco, pero Rizzoli no picó y no pitó nada. En las imágenes de televisión se vio que no hubo nada. Sí hubo un agarrón de Godín a Suárez de la camiseta (m. 30) que vio el juez italiano, pitó falta, pero no mostró la tarjeta al defensa local. Insólito.

El primer disparo a puerta del Barça llegó en el minuto 33. Fue a raíz de una falta de Godín a Iniesta. Messi ejecutó el castigo, con la zurda, pero su lanzamiento se perdió por alto. No le dio el efecto correcto.

Gol de Griezmann

Poco después, gracias a la presión alta del Atlético, el equipo de Simeone encontró el camino del gol. Jordi Alba se quedó corto en un despeje en la banda y el esférico cayó a pies de Saúl Ñíguez, que centró a pie cambiado, de primeras, para que Griezmann, de cabeza, superara a Ter Stegen por su izquierda.

Hasta el final, dos acciones en cada área. Un disparo de Neymar desde fuera del área (m. 41) que blocó el meta atlético por alto y otro de Carrasco (m. 44) que despejó Ter Stegen. Y se llegó al descanso sin que se cumpliera el minuto 45. Faltaban más de 10 segundos.

Atascados

Se esperaba que el FC Barcelona, en la segunda mitad, saliera con más determinación, más garra, más profundidad, pero todo lo que se suponía que tenía que ofrecer el equipo de Luis Enrique lo puso el Atlético. El equipo de Simeone salió con intensidad, ganas... Como si el partido estuviera todavía 0-0.

El Barça, atascado, no supo dar réplica al juego del Atlético. Sin ritmo, sin precisión, sin velocidad, el Barça fue un equipo vulgar, incapaz de tejer juego y, menos, de crear una ocasión de gol.

La MSN no dio señales de vida en los primeros minutos, pero poco a poco, con posesiones cada vez más largas, fue acercándose a los dominios de Oblak. La ocasión más clara la tuvo Piqué (m. 59), pero el central, como si fuera un ariete, no pudo rematar el centro de Jordi Alba por sacarlo in extremis Gabi. Antes, el Atlético, por mediación de Saúl Ñíguez, estrelló un cabezazo en la parte superior del larguero (m. 53).

Ocasiones

El partido quedó en manos del Barça, que encerró al Atlético, a la espera de alguna contra. Y así fue como Griezmann, tras una larga carrera, exigió a Ter Stegen con un disparo raso que despejó el alemán. El Barça, entonces, por mediación de Iniesta (m. 63) y Suárez (m. 66) rondó el empate. Pero el disparo del manchego y el del uruguayo los detuvo Oblak.

Los cambios de Arda Turan por Rakitic y Sergi Roberto por Dani Alves dieron más control al FC Barcelona, que siguió insistiendo sobre el marco de Oblak. El Atlético, cada vez más cansado, se dedicó a perder tiempo de forma descarada, como en el cambio de Thomas por Carrasco. Pero el reloj seguía corriendo contra el Barça.

El vigente campeón, poco a poco, fue perdiendo gas hasta quedar contra las cuerdas. El Atlético, que tenía el partido donde quería, no dejó escapar la oportunidad de avanzar a las semifinales. Algún que otro escarceo del Barça pero poco más, como un disparo de Suárez flojo que blocó el meta.

2-0 y Penalti escamoteado

El Atlético, en una de sus contras, anotó el 2-0 de penalti, provocado por unas manos de Iniesta dentro del área. Griezmann no perdonó, pero Ter Stegen estuvo muy cerca de detenerlo. Y cuando todo estaba decidido, o por lo menos así lo parecía, llegó el escándalo. Rizzoli no pitó un claro penalti por manos de Gabi dentro del área... El capitán del Atlético interceptó el balón con el brazo competamente despegado del cuerpo. El árbitro pitó falta. La pitó Messi, alto.

El vigente campeón, de esta forma, dijo adiós a la Champions League. Sigue la maldición del campeón, que no puede repetir título desde que la competición cambió de nombre la temporada 1992-93.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil