Griezmann, en la recámara

La lesión muscular ya está superada y el francés ha participado en los últimos partidillos sin notar molestias

Setién quiere ser precavido y 'Grizzi' apunta al banco y a ser revulsivo junto a Ansu Fati, que tampoco sería de la partida

Otra conexión Messi - Griezmann: así marcó el francés un més después de la última vez | MEDIAPRO

Antoine Griezmann estará disponible este sábado ante el Nápoles, pero apunta al banquilloQuique Setién estudia jugar con solo dos puntas y el francés ejercerá de revulsivo, sobre todo si se tuercen las cosas y es necesario marcar. Estaría en la recámara junto a Ansu Fati, con quien se estaba jugando un sitio en el once hasta que llegó la lesión muscular que motivó que ‘Grizzi’ se perdiera las dos últimas jornadas de Liga. Ya está recuperado y a punto para volver, pero Setién no correrá riesgos, pensando en que ya habrá tiempo si se llega a la gran cita de Lisboa.

La irregularidad de Griezmann tampoco juega a su favor. Solo ha conseguido marcar un gol desde el parón por el coronavirus, en la goleada 1-4 al Villarreal. Fue su  novena ‘diana’ en LaLiga, la decimoquinta de la temporada. Aunque los números no sean malos, las sensaciones con el jugador sí lo han sido en muchos momentos de la temporada.

Antoine ya ha dejado atrás la lesión en el cuádriceps de la pierna derecha que le impidió jugar los dos últimos partidos ligueros con el Barça. Justo cuando había recuperado la titularidad. El momento más duro lo vivió precisamente contra su exequipo, el Atlético de Madrid. Vio toda la primera mitad desde el banquillo, calentó casi toda la segunda parte y  jugó solo los cuatro minutos de añadido. Hasta Setién consideró que se había sobrepasado y no había sido justo, así que le devolvió al once en los siguientes partidos. En Villarreal, con gol incluido a pase de tacón de Messi, en el derbi ante el Espanyol (1-0) y en Valladolid (0-1), cuando tuvo que pedir en cambio en el descanso.

Desde ese momento, se inició una carrera contra el reloj para estar disponible en la Champions League, y Griezmann, al que no se le puede negar compromiso y capacidad de sacrificio, lo ha conseguido.

Objetivo cumplido

El francés se ha recuperado a tiempo para la cita continental y éste era su gran objetivo. A la vuelta del equipo tras unos días de descanso, Griezmann ya fue asomando la cabeza sobre el césped de la Ciutat Esportiva, primero con trabajos individualizados y desde el pasado sábado, con el grupo. Ese día hubo partidillo de preparación, también ayer en el Camp Nou, y en ambos estuvo presente el de Macon. Las sensaciones fueron buenas, el delantero parece haber recuperado la sonrisa, pero Quique Setién quiere ser precavido.

Además de un cambio en el sistema que deja a ‘Grizzi’ con muy poco margen en un teórico once, el técnico cántabro es consciente de que cuenta con una plantilla muy corta de efectivos y que las lesiones están a la orden del día. Quiere a todos al cien por cien y Griezmann no lo estará hasta Lisboa, si el Barça se clasifica. Pero ante el Nápoles tendrá a buen seguro minutos, quién sabe si de calidad.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil