Griezmann acabó con una sequía de 10 partidos

El francés, autor del empate a uno, no convertía un gol desde el Villarreal-Barça (1-4) del 5 de julio

El delantero galo puso fin a casi 700 minutos y cuatro meses sin ver puerta como azulgrana

Una de las pocas cosas positivas que se pueden rescatar del partido jugado anoche por el FC Barcelona en Vitoria (1-1) es el gol de Antoine Griezmann. El delantero francés, autor del 1-1 en el minuto 64, volvió a ver puerta después de diez partidos.

Su última conquista con la camiseta azulgrana la consiguió el 5 de julio, en un Villarreal-Barça (1-4) de la Liga 2019-20, cuando anotó el momentáneo 1-3 en la última acción del primer tiempo.

Griezmann sí había convertido goles después, pero con la selección de su país (contra Croacia, en la primera fecha FIFA, y contra Ucrania y otra vez Croacia, en la segunda jornada internacional). También con el Barça, pero en partidos amistosos de pretemporada: Gimnàstic de Tarragona y Elche (Gamper).

El ahora ‘7’ azulgrana (la pasada temporada lució el ‘17’ en la espalda) anotó su último gol en el estadio de La Cerámica, en el minuto 45, y ha estado 697 minutos sin volver a cantar ningún gol.

Rompió la mala racha ayer, cuando favorecido por un rebote, tras pelear Ansu Fati y Tomás Pina por el control del balón, el esférico acabó en sus botas. Y, dentro del área, con una exquisita acción técnica, elevó el cuero por encima del guardameta Pacheco con la zurda para nivelar la contienda.

Punto de inflexión

Griezmann, una vez roto el maleficio y reconciliado nuevamente con el gol, debe seguir trabajando como hasta ahora en el aspecto defensivo, pero aportando mucho más en el ofensivo, especialmente goles, una de sus especialidades que no acaba de explotar como azulgrana. Fue fichado para marcar la diferencia y, hasta el momento, solo ha brillado a ráfagas.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil