El gran salto de Dembélé

NOTICIA SPORT

En el vestuario del Barça destacan su cambio de chip y cómo ahora se prepara con mayor rigor

Dembélé es más cuidadoso en los ejercicios de prevención y en el club tocan madera para que sea constante

El picotazo de Dembélé al Cornellà que desatascó el partido | RFEF

"Ousmane Dembélé ha cambiado". Esta frase se ha escuchado varias veces en el vestuario del FC Barcelona en los últimos tres años y medio, pero quién la ha pronunciado hasta ahora siempre ha quedado mal. Sin embargo, en el club tocan madera. Fuentes consultadas por SPORT perciben que esta ocasión puede ser la definitiva. Ousmane ha encadenado cinco partidos como titular, mostrando una gran resistencia física, como se vio en la Supercopa de España, aguantando a un ritmo alto una prórroga frente a la Real Sociedad y completando 87 minutos ante el Athletic. En Cornellà jugó otros 105 -entró en el decanso- y levantó al Barça con su electricidad, sumada a un golazo decisivo.

Dembélé ha jugado 593 minutos desde que reapareció de la lesión sufrida en Cádiz en el último partido del año en el Camp Nou. Ante el Eibar ingresó tras el descanso por Serginho Dest y marcó el gol del empate. Tuvo continuidad en Huesca, donde se destapó por la banda izquierda y ya no se ha movido del once titular, con la excepción de la Copa, si bien con la prórroga sumó más minutos que los 90 convencionales.

Otra actitud

El gran cambio de Dembélé no ha sido causado por cambiar la metodología de trabajo. Los ejercicios encargados y la preparación que debe seguir es la misma. La diferencia está en su actitud, según apuntan desde la caseta blaugrana. Dembélé ahora llega al entrenamiento y realiza los ejercicios de gimnasio destinados a la prevención de lesiones con el rigor que corresponde. Durante la sesión también sigue las pautas dictadas para potenciar sus condiciones físicas, en especial la velocidad y el descanso se intuye que es óptimo por el estado que muestra durante la jornada en la Ciutat Esportiva.

Dembélé reapareció ante el Eibar y marcó el gol del empate

| Valentí Enrich

“Todo depende de él mismo y está respondiendo”, apuntan desde el club. Dembélé se ha dado cuenta después de tres temporadas y media que solo con un comportamiento estricto puede triunfar en la élite del fútbol. De lo contrario, corría el riesgo de quedarse en el camino cuando los jugadores desequilibrantes de su perfil son una especie en extinción. 

En el Barça creen que por Dembélé puede haber dado el mismo cambio que hizo Leo Messi pasados los 20 años cuando se lesionaba muy a menudo. Leo varió sus hábitos de alimentación y trabajó mucho más su fuerza física. Ousmane ha encarado el mismo camino y los resultados están llegando, aunque desde el club no lanzan aún las campanas al vuelo. Son excesivas decepciones cómo para confiarse y seguirán muy encima para que no caiga en la tentación de volver a las andadas.

Segunda mejor racha

Dembélé ha superado su segunda mejor racha de partidos consecutivos jugados de titular, fijada en marzo del 2019 cuando se midió al Málaga, Chelsea, Athletic y Sevilla. Fue en la temporada 2018-19, la que tuvo más continuidad, después arrancar con mucha fuerza. El francés disputó de titular los 9 primeros partidos oficiales: La Supercopa de España ante el Sevilla, 7 partidos de Liga y 1 de Champions frente al PSV Eindhoven.

El jugador llegaba pletórico después de haberse proclamado campeón del Mundo con Francia en Rusia’18. No fue titular del equipo de Deschamps, pero jugó 165 minutos y se sintió partícipe del éxito.

Ousmane celebra el título de campeón del mundo con Mbappé

| AFP

Sin embargo, la temporada 2018-19 acabó mal con la fatídica lesión en el partido intrascendente de Vigo que lo dejó sin jugar en Anfield y no pudo contribuir a evitar la debacle de las semifinales de la Champions League. Las sensaciones volvieron a virar y en el siguiente ejercicio, el 2019-20, las lesiones le martirizaron otra vez. Tuvo que pasar de nuevo por el quirófano y estuvo de baja para el resto de la sesión sin llegar a jugar con Quique Setién.

Dembélé está ahora ante otra gran oportunidad. Koeman le ha dado la máxima confianza y es titular indiscutible, junto a Leo Messi y su amigo Antoine Griezmann. El ex del Atlético está resultando otro factor muy beneficioso para Ousmane. La capacidad de trabajo y sacrificio de Griezmann es un buen espejo para Ousmane. Así lo evidenció desde que estuvieron juntos por primera vez en la gira del Barça por Japón en 2019 y ahora le ayuda mucho tenerlo a su lado. La sonrisa de 'Grizzie' después del gol de Dembélé en Cornellà evidenció el 'feeling' que existe entre ellos.

El calvario de Dembélé, con 12 lesiones desde que está en el Barça, tiene visos de que puede llegar a su fin. Ousmane ha tenido que superar nueve lesiones musculares, con dos operaciones, dos de tobillo y una de hombro. Excesivos percances para un jugador que fue contratado para cubrir la vacante de Neymar y que le ha costado más de la cuenta tener cierta continuidad.

Su carácter introvertido y síntomas de desidia no le han ayudado. En el Barça lo tenían como un caso prácticamente irremediable, pero el ‘mosquito’ ha despertado. Que no sea un espejismo y por fin sea una realidad vuelve a estar básicamente en su mano.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil