Gil Manzano desquicia a todo el mundo

Gil Manzano desquicia a todo el mundo

Brais Méndez fue expulsado en el 40 de juego ante el Barça | RFEF

El colegiado está en el punto de mira y su manera de dirigir el partido no está gustando al Camp Nou ni a Xavi Hernández

El VAR tuvo que avisarle porque había dejado un plantillazo de Brais a Busquets en amarilla y finalmente le enseñó la tarjeta rojañ.

Jesús Gil Manzano ha sido pronto protagonista en el partido de cuartos de final de la Copa del Rey entre el Barça y la Real Sociedad. Sin tomar decisiones trascendentales, su forma de dirigir el partido no está gustando en el Camp Nou y menos al técnico, Xavi Hernández. Tampoco en la Real Sociedad estaban satisfechos por la expulsión de Brais Méndez.

El colegiado extremeño no está controlando el partido y algunas de las faltas pitadas o que ha obviado a favor del FC Barcelona han provocado el clamor del Camp Nou. El árbitro ya fue recibido con abucheos desde el calentamiento y así continuó durante el partido.

Aunque Gil Manzano intentó de entrada quitar hierro a la tensión dialogando con los futbolistas y bromeando incluso con Robert Lewandowski, al que expulso ante Osasuna, el partido se fue poniendo cuesta arriba y se acabaron las risas. Las miradas entre Gil Manzano y Lewandowski cambiaron de tono.

El árbitro acertó un gol al Barça por fuera de juego de Frenkie de Jong, pero no vio, por ejemplo, un codazo muy claro de Brais Méndez a Pedri en el centro del campo. No solo dejó de pitar la falta, sino que se dirigió al canario advirtiéndolo para que se levantara del suelo.

Está claro que no hay 'feeling' entre Gil Manzano y el Camp Nou. Tampoco amonestó de nuevo a Brais tras un entrada por detrás a Lewandowski que hizo desesperar a Xavi. Solo a la tercera, cuando pisó a Busquets, le enseñó la amarilla. Una cartulina que convirtió en roja después de ser avisado por el VAR de que el plantillazo era merecedor de expulsión.