Gavi: una ‘explosión’ de dos meses

Gavi: una ‘explosión’ de dos meses

Gavi, la nueva sorpresa de La Masía | PERFORM

En muy poco tiempo, el centrocampista de Los Palacios y Villafranca ha pasado de ser promesa a realidad

Desde que debutó en la Champions contra el Bayern, el sevillano ha jugado todos los partidos del Barça y de la selección española

Pablo Martín Páez Gavira, ‘Gavi’, sigue empeñado en quemar etapas y derribar puertas a marchas forzadas. La enésima exhibición del de Los Palacios y Villafranca, esta vez con Suecia como mártir, ha culminado dos meses de ‘explosión’ en los que el centrocampista de solo 17 años ha pasado de ser promesa a realidad. De ser un diamante en bruto a una perla con muchísimo futuro y cosas por pulir, evidentemente, pero también con indudable presente. El andaluz tiene más carácter que talento. Y eso que de lo segundo va sobrado.

Aunque ilusionó en pretemporada y debutó oficialmente a finales de agosto, el ‘estallido’ de Gavi empezó el 14 de setiembre. Fue el único jugador que brindó al barcelonismo un motivo para sonreír en la dura derrota contra el Bayern de Múnich (0-3). En poco más de media hora, exhibió personalidad y ganas de amotinarse contra la triste y dolorosa realidad. El Camp Nou lo aplaudió por realizar una falta contundente –por la que fue amonestado, por cierto– que dio las primeras señas de su garra y de su condición de bestia competitiva. También, todo hay que decirlo, del pequeño exceso de revoluciones que a veces le hace cometer faltas en malos momentos o zonas inoportunas, una de las cuestiones que debe corregir.

Desde esa noche, Gavi ha jugado todos los partidos del Barça (13 entre Liga y Champions) y de la selección española absoluta (dos de UEFA Nations League y dos de clasificación para el Mundial de Catar). En este periodo ha sido titular en nueve ocasiones con el club azulgrana y cuatro veces –pleno– con la Roja. Los datos de participación son estratosféricos. Sus cifras de tantos y asistencias son muy reducidas, pues la habilidad de cara a portería es otra de sus asignaturas pendientes y solo ha efectuado un pase de gol, pero su protagonismo ha sido absoluto. Con un porcentaje de duelos ganados y regates elevadísimo, el canterano culé ha aprovechado la lesión de Pedri para convertirse en un fijo en el Camp Nou y en indiscutible para un Luis Enrique que no se cansa de elogiarlo constantemente.

¿Mejor con España? Mejor en su posición

Durante los dos meses exactos de irrupción, que finalizaron con la tremenda ovación que recibió este domingo 14 de noviembre en La Cartuja, se ha hablado mucho (y muy bien) de Gavi. También se ha producido un debate interesante: su trascendencia ha sido bastante mayor con la selección. Hay dos motivos que explican esta realidad. En primer lugar, es innegable que el contexto en Las Rozas es mucho más favorable que el de la Ciutat Esportiva Joan Gamper. El ecosistema de la Selección ha sido, sin ninguna duda, más propicio para ‘empujar’ al de Los Palacios e impulsar su crecimiento. En la Ciudad Condal ha vivido situaciones delicadas que quizás le han hecho más fuerte, pero que no le han permitido brillar.

Tampoco le ayudado el hecho de que en el Barça haya tenido que jugar fuera de su posición natural por culpa de las lesiones. Ocupar el extremo derecho en vez de posiciones interiores, donde le gusta corretear, ha mostrado una versión de Gavi más sacrificada que deslumbrante. Con la llegada de Xavi, cuyo estilo y sistema necesita hombres de banda abiertos, lo más normal es que el sevillano gane importancia en el centro del campo.

Cuando decido traer a Gavi es porque conozco qué jugador puede ser y qué perfil tiene. Ya habéis visto el partido que se ha cascado el chavalín, a nadie le sorprende, ha asegurado el seleccionador español sobre el canterano del FC Barcelona | @Sefutbol

Temas