La Fiscalía pide siete años y seis meses de prisión para Rosell y dos años y tres meses para Bartomeu

La Fiscalía pide siete años y seis meses de prisión para Rosell y dos años y tres meses para Bartomeu

El fiscal de la Audiencia Nacional José Perals ya ha hecho llegar al juez Pablo Ruz su petición de penas y multas sobre el caso Neymar. La petición ha sido contundente no solo en cuanto a las penas sino también en las sanciones económicas. El fiscal Perals ha solicitado 7 años y 6 meses de prisión para el expresidente del FC Barcelona, Sandro Rosell, dos años y tres meses para el actual presidente del FC Barcelona, Josep Maria Bartomeu.

Perals no ha esperado ni 24 horas a que se acabase el clásico para hacer su solicitud de penas. Perals acusa a Rosell, Bartomeu y al Barcelona por diferentes delitos fiscales. A Bartomeu se le acusa por un delito fiscal correspondiente al añi 2014 y a Sandro Rosell por otros dos delitos fiscales por los ejercicios 2011 y 2013, a los que le añade un delito societario por administración desleal. Tanto a Josep Maria Bartomeu como a Sandro Rosell se les acusa de participación en el fichaje supuestamente fraudolento de Neymar, por el que el Barcelona, según la misma denuncia, dejó de pagar a Hacienda 13 millones de euros en eseos tres ejercicios.

En su escrito de acusación, la Fiscalía pide al juez Pablo Ruz que se imponga una multa de 22,2 millones de euros al Barcelona, que será juzgado como persona jurídica, así como de 25,1 millones a Rosell y 3,8 millones a Bartomeu.

Al Barcelona, por su parte, el fiscal Perals le acusa de tres delitos fiscales por los tres años y reclama asimismo al club que pague a Hacienda 11,4 millones en concepto de indemnización por responsabilidad civil. De 9,5 millones de esa cantidad responderá además solidariamente Rosell, y Bartomeu deberá hacerse cargo junto al club de los otros 1,9 millones de euros. José Perals tiene en cuenta que depositó a Hacienda 13,5 millones para depurar posibles responsabilidades fiscales y le aplica, al igual que a Bartomeu, una atenuante por reparación del daño, por lo que esta cantidad se restará a las multas y indemnizaciones civiles a las que pueda ser condenado el club.

Según se desprende el auto al que ha tenido acceso SPORT, en el escrito de acusación se explica los distintos contratos que se firmaron para conseguir fichar un año antes a Neymar, utilizando diferentes conceptos. Entiende que la contratación del jugador brasileño costó un total de 83,3 millones de euros, a los que se tendría que sumar los 13 millones que Hacienda entiende que ha defraudado.

El fiscal Perals también explica en el escrito que tanto Sandro Rosell como Josep Maria Bartomeu acordaron en una reunión celebrada en febrero de 2013 con el entrenador del Barcelona anticipar el fichaje del brasileño a ese mismo año, lo que derivó en todos los sobrecostes, que se simularon con diferentes contratos. Esa decisión, según se lee textualmente en el escrito, "la tomaron sin contar con la autorización de la Junta Directiva del club, liderando a partir de ese momento Alexandre Rosell las negociaciones para anticipar la contratación de Neymar".

Adelantar el fichaje iba a suponer un sobrecoste porque había que rescindir el contrato del brasileño con el Santos FC, el Barça tenía que adquirir de ese club los derechos federativos y, además, Rosell ofreció más dinero a Neymar "ante las perspectivas de que el jugador no asumiera el compromiso pactado y se incorporara a otro club de fútbol". A pesar de ello, ambos "decidieron mantener públicamente" que la adquisición de Neymar le costaría al club los 40 millones pactados en 2011, a los que solo habría que sumar 17,1 millones por la adquisición de los derechos federativos.

"Para llevar a cabo ese plan y con la intención de ocultar el coste real del jugador", Rosell "ideó fragmentar el pago en diversas partidas, para lo que formalizó una serie de contratos a pactar con el Santos FC y con Neymar, con diversos objetos y denominaciones, y que, sin embargo, tenían una misma causa: el fichaje de Neymar", asegura el fiscal.

Para ello se utilizaron tres empresas propiedad de los padres del jugador y se formalizaron con ellas una serie de contratos fraudulentos, de manera que finalmente el club tuvo que pagar 83,3 millones, un coste que "fue ocultado por el entonces presidente, Alexandre Rosell, al club" y que no figuró en sus cuentas anuales.

En el escrito, el fiscal también pide que Deloitte identifique a las personas que auditaron las cuentas del club azulgrana de las temporadas 2011-2012 y 2012-2013 para que sean citados como testigos en el juicio. 

Recordemos que este era el paso que faltaba después de que el magistrado Pablo Ruz, que lleva el caso Neymar, decidiera procesar tanto al presidente del FC  Barcelona Josep Maria Bartomeu como al expresidente del club blaugrana Sandro Rosell. Pablo Ruz le dio un plazo de diez días al fiscal para que realizara su petición y esta ha llegado precisamente después del triunfo del Barcelona en el clásico del Camp Nou y antes de que el Barcelona haya presentado su recurso contra la decisión del juez Pablo Ruz.

El presidente del FC Barcelona, Josep Maria Bartomeu, ya avanzó el pasado domingo que temía que esta semana hubiesen noticias sobre el caso Neymar como así ha sucedido.