El Barça intentará dos fichajes para enero

El Barça intentará dos fichajes para enero

 El jugador español volvió a anotar en Champios en el partido ante el Marsella | MEDIAPRO

A pesar de la delicada situación económica del Barça, la dirección deportiva procurará impulsar el proyecto de Xavi con dos incorporaciones

El club blaugrana no solo trabaja en la ventana invernal: también está planificando las llegadas para la próxima temporada

Será muy complicado, extremadamente difícil, pero el Barça procurará reforzar su plantilla durante el mercado de fichajes de invierno para impulsar el proyecto de Xavi Hernández. Así lo aseguró Ferran Reverter, CEO del club, el pasado miércoles en la presentación del referéndum telemático. Y, aunque el presidente Joan Laporta se mostro algo más cauto tras el acto de ‘La Marató de TV3’ y avisó que “tendremos que vender a jugadores para poder fichar”, la entidad culé trabajará incansablemente para confeccionar un equipo más competitivo al máximo nivel en vistas al segundo tramo de la temporada 2021/22.

La ambiciosa intención de la dirección deportiva es lograr dos incorporaciones en enero más allá de la de Dani Alves, que lleva en dinámica barcelonista desde mediados de noviembre pero que no podrá ser inscrito hasta el primer día del próximo año. Los perfiles que se están estudiando en los despachos del Camp Nou son ofensivos: el objetivo a corto plazo del Barça es ganar contundencia en el área contraria. Las negociaciones con el Manchester City por Ferran Torres avanzan más lentamente de lo deseado, pero entre los dirigentes azulgranas  se respira un optimismo moderado. Que Pep Guardiola esté dispuesto a prescindir del valenciano en caso de que haya acuerdo entre ambas partes ya es un gran paso.

La idea es que, además de Ferran, llegue otro delantero en invierno, aunque del dicho al hecho hay mucho trecho. No por falta de voluntad, sino por incapacidad. La evolución de la maltrecha situación financiera lo condicionará todo. Dani Olmo, Karim Adeyemi y los jugadores del Chelsea Timo Werner y Hakim Ziyech son algunos de los nombres que han sonado en las últimas semanas, pero el Barça tendrá que rebajar sus aspiraciones si no encuentra cobijo en el mercado para alguno de los futbolistas con los que no cuenta. O incluso para los que no tengan la etiqueta de intransferible.

El objetivo, una plantilla más competitiva

El diagnóstico de Xavi y los responsables deportivos no puede ser más claro y conciso. El Barça no tiene un equipo armónico. En el centro del campo el nivel es elevado y la conjunción entre futbolistas experimentados y promesas ilusionantes difícilmente podría estar más afinada. Las disonancias llegan tanto en la defensa como en el ataque. El juego es primordial y el ‘cómo’, en el Camp Nou, es tan importante como el ‘qué’, pero los equipos que aspiren a ser ganadores siempre, indiscutiblemente, tienen que dominar los metros decisivos, aquellos en los que, al final, se deciden los partidos. Es por eso que mejorar las demarcaciones defensivas también será una misión preferente para la planificación deportiva de la gente de máxima confianza de Laporta.

Paralelamente, el club también está trabajando con el mercado de fichajes de verano en mente. Las operaciones que no puedan llevarse a cabo antes del 31 de enero se intentarán sacar adelante cuando finalice la temporada. Una reconstrucción de dimensiones considerables como la culé no se puede hacer de la noche a la mañana. Reverter ya avisó a principios de semana que, a partir de ahora, las decisiones se tomarán “mirándolo todo con detalle” para no cometer errores.