Sport

Sport.es Menú

Esto promete

El Barça se fue a dormir a once puntos del Atlético en la Liga tras un plácido triunfo ante el Málaga en el que Valverde apenas hizo rotaciones

LALIGA | Málaga - FC Barcelona (0-2): El gol de tacón Coutinho | LALIGA

Sin Messiausente por el nacimiento de su hijo Ciro, todas las miradas del partido ante el Málaga se dirigieron a Coutinho Dembélé. Ellos están llamados a definir el Barça del futuro y su encaje ha sido motivo de encendidos debate y pronósticos agoreros. 

Algunos tan oportunistas como el del francés. A menudo bajo sospecha y con el que hay una prisa inusitada para que justifique una inversión millonaria. Tiene el extremo  una larga lista de atenuantes. Dos lesiones musculares, un primer año lógico de adaptación para un joven de solo 20 años, y un escrutinio exagerado. Ayer jugó sus mejores minutos como azulgrana. Y lo más ilusionante no fue lo que hizo, sino la proyección de lo que puede llegar a ser. Sobre todo en una primera parte en la que jugó con un atrevimiento formidable a base de quiebros. Quizás liberado por el peso que supone cumplir las expectativas de Messi.

Dembélé fue un fastidio para los defensas porque ser ambidiestro le permite salir por fuera y por dentro y porque es un asistente espléndido. Dio buena fe de ello el Málaga, que sufrió una de las jugadas de la Liga con los dos como protagonista. El francés asistió con un centro delicado y Coutinho remató de espuela en el segundo tanto. “Dembélé es un grandísimo futbolista; la jugada es toda de él”, aseguró el ex del Liverpool tras el partido. Curiosamente el francés se lesionó en el arranque de curso tratando de salvar un balón con un taconazo. Ayer fue ‘Cou’ el que utilizó el mismo recurso en el área, una acción solo al alcance de los distintos, para dejar la ‘foto’ del partido.

Un gol de pura clase que subrayó la sensación de que les sentó muy bien el 4-3-3 que dispuso Valverde. Al brasileño, porque como falso extremo se siente liberado para buscar el uno contra uno. Y a Dembélé porque no tiene que estar tan pendiente de su espalda. A pocos días para el decisivo partido ante el Chelsea, el extremo dejó entrever que está listo para ser una amenaza para el conjunto inglés, ya sea como titular o como revulsivo.

Valverde fue coherente con su discurso y presentó una alineación sin reservas, de nuevo priorizando una Liga, que ha dejado claro en más de una ocasión que es el primer objetivo. No descansó Suárez, que fue decisivo abriendo el marcador frente al único equipo de la Liga al que todavía no había marcado. 

Lo hizo con una cabezazo marca de la casa. La expulsión de Samuel, con una entrada desmedida a Jordi Alba, facilitó las cosas al Barça en una segunda parte insípida. Sin mucha historia, más allá de algún detalle, en la que Valverde terminó sustituyendo a los dos laterales titulares, Sergi Roberto y Alba.

André Gomes fue el elegido para ocupar el carril derecho, una opción que ya probó Luis Enrique sin mucha fortuna.  A la espera de ver cómo evoluciona Iniesta, el portugués es una de las opciones para formar parte del mediocampo azulgrana ante el Chelsea.

El de ayer fue un aperitivo a pedir de boca frente a un equipo muy asequible que no exigió un gran desgaste al Barça. El conjunto azulgrana durmió ayer a once puntos del Atlético y la sensación de estar en proceso de recuperar al mejor Dembélé. Sin Coutinho en la Champions, la irrupción del francés en la fase clave de la temporada se presenta como una bocanada de aire fresco para el equipo en Europa. El miércoles no lo pondrá fácil el Chelsea. Le tocará sufrir a un Barça que celebró la paternidad de Messi con una actuación llena de lujos a pesar de la ausencia del 10.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil