Esperando a Dembélé

El delantero francés ha superado ya el periodo de gracia que se le concede a todos los fichajes, pero sigue sin cumplir con las expectativas

Su balance como blaugrana ha sido bastante decepcionante y a sus 22 años parece haber llegado a una encrucijada

Dembélé ya aprende de Messi: la jugada perfecta que todos los culés querrían ver en el Camp Nou | @fcbarcelona

El delantero francés Ousmane Dembélé ha superado ya ampliamente el periodo de gracia que se le concede a todos los nuevos fichajes. El ex jugador del Borussia Dortmund cumple su tercera temporada en el Camp Nou y durante la mayor parte de los 822 días que han transcurrido desde que el FC Barcelona abonó 105 millones de euros (más un bonus de 35 millones más) por su fichaje, Dembélé no ha cumplido con las expectativas. Más bien al contrario. Se le sigue esperando con una mezcla de impaciencia y resignación.

Hasta ahora su trayectoria en el Barcelona ha estado marcada por la irregularidad y por las lesiones (acumula ocho). Apenas ha destapado el tarro de las esencias que los técnicos barcelonistas habían visto en él y se ha limitado a desaprovechar la mayor parte de las oportunidades que Ernesto Valverde le ha ido dando durante estos últimos dos años y tres meses.

partido gris

Dembélé ha sido capaz de brillar de forma puntual en unos pocos partidos (marcó un gol decisivo en la Supercopa de España y ha firmado varios golazos), pero al mismo tiempo su fútbol se disipa en muchas ocasiones y apenas aparece en unos cuantos partidos (demasiados), como le sucedió el sábado ante el Leganés. El francés protagonizó otro partido gris y no logró concretar ninguna de las jugadas que intentó hasta volver a caer en la mediocridad. Parece que el 'Mosquito' pica poco.

Dembélé pasó desapercibido ante el Leganés | VALENTÍ ENRICH

Demasiadas veces ha sido más protagonista fuera que dentro del campo. Poco a poco parece haberse centrado en su profesión, pero sigue sin despegar y sin demostrar que está llamado a ser un crack. Su balance desde agosto del 2017 ha sido bastante decepcionante. A sus 22 años Dembélé parece haber llegado a una encrucijada. Es el momento de que dé un golpe sobre la mesa y confirme que los que apostaron por él no se equivocaron. En caso contrario, seguirá alimentando con argumentos a los que piensan que el Barcelona debe sacárselo de encima a final de la presente temporada.

lesiones

Desde que arrancó la presente temporada el delantero francés se ha perdido seis partidos por lesión (acumula dos) y otros dos por su expulsión ante el Sevilla, los mismos que ha jugado (ocho). En los cuatro últimos partidos que ha jugado con la camiseta blaugrana no ha visto portería. Su último y único tanto data del 6 de octubre, precisamente ante el Sevilla. Demasiado poco para un jugador de su talento.

En su primera campaña las dos lesiones que sufrió le condicionaron (se lesionó dos veces y se perdió 27 partidos) y apenas sumó tres goles en la Liga y uno en la Champions League. Y la pasada temporada pareció haberse sacado de encima los complejos, ya que firmó unas estadísticas bastante aceptables (catorce tantos en 42 encuentros), pero las cosas no han seguido por la misma línea.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil