El 'modo espejo' amenaza a Koeman de cara al Clásico

La línea de cinco defensas utilizada por el Valladolid bloqueó al Barça

Zidane también probó el mismo sistema ante el Eibar y podría repetir en el Clásico

Koeman analizó la victoria del Barça ante el Valladolid en rueda de prensa | EFE

Cumplió el Barça frente al Valladolid. Tal como expresó Messi a sus compañeros en el descanso, el objetivo era sacar adelante el encuentro "como fuera". Los azulgranas se colocan a un punto del Atlético de Madrid a falta de nueve jornadas y ahora piensan ya en el Clásico del sábado, duelo trascendental para el desenlace de la Liga. De cara al choque en el Di Stéfano, Ronald Koeman recibió ante el Valladolid un aviso: el 'modo espejo' que utilizó Sergio González bloqueó al Barça. Y Zidane podría seguir los pasos del técnico catalán.

El Valladolid viajó a Barcelona con una gran cantidad de bajas y, aún así, el conjunto pucelano vendió muy cara su piel. Lo hizo a partir de un sistema de tres centrales y dos carrileros que neutralizó por completo a un Barça apático. Jordi Alba y Sergiño Dest no pudieron ser la amenaza que vienen siendo con el nuevo dibujo y al equipo le faltó frescura.

Suele decirse que la mejor forma de contrarrestar un 3-5-2 (en el caso del Barça es más un 3-4-2-1) es aplicando el 'modo espejo'. Es decir, el mismo sistema para anular la capacidad de sorpresa del oponente y también su superioridad numérica por fuera. Ese fue el plan que preparó Sergio González y lo cierto es que le salió a la perfección pese a la derrota.

De cara al choque del sábado ante el Real Madrid, el partido frente al Valladolid debe servir a Koeman como un serio aviso. Zidane probó también un 3-5-2 frente al Eibar y podría repetirlo en el Clásico. De ser así, haría bien el técnico azulgrana en tener un Plan 'B' preparado, ya sea un regreso al 4-3-3 o darle algunos matices al actual 3-4-2-1.

Los blancos se miden esta noche al Liverpool y en Madrid todavía dudan de cuál será el dibujo elegido por el técnico francés. En cualquier caso, el Barça ya sabe que si Zidane dudaba entre salir o no en el Clásico con un 3-5-2, seguramente el buen hacer del Valladolid en el Camp Nou acabe por convencerle.

Hasta la fecha, el nuevo dibujo del conjunto azulgrana había sido capaz de sorprender a los rivales. Ahora, Koeman tiene toda la semana para preparar un partido en el que podría volver a encontrarse el 'modo espejo'. El técnico holandés deberá plantear alternativas para seguir siendo un equipo imprevisible.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil