Los errores defensivos que penalizan al Barça

El FC Barcelona 2020-21 ha recibido 35 goles en 33 partidos, 14 de ellos tras errores propios

Equivocaciones colectivas e individuales han castigado al equipo de Koeman en Liga y Copa

El central francés vuelve a salir muy señalado del partido ante el Sevilla participando en las dos fotos de los goles | RFEF

Los errores defensivos están pasando una elevada factura al FC Barcelona. Los fallos en la retaguardia están siendo una constante a lo largo de la presente temporada y penalizan a un equipo que, encima, está viéndose repetidamente castigado por las lesiones en esta línea estratégica. Los dos goles encajados el pasado miércoles en el Sánchez Pizjuán de Sevilla fueron el último capítulo de un serial que el Barça debe apresurarse en terminar ahora que todavía está a tiempo.

Las equivocaciones en defensa han incrementado la inseguridad del equipo atrás. De los 35 goles encajados en los 33 partidos oficiales disputados hasta el momento en Liga, Copa, Champions League y Supercopa de España, 14 llegaron tras desaciertos individuales o colectivos y siete, de penalti. Goles que han costado muy caros al equipo de Ronald Koeman en todas las competiciones.

Los últimos, contra el Sevilla en el torneo del KO, comprometen el futuro del Barça en este torneo, que como dice el entrenador azulgrana, “es uno de los caminos más cortos para conseguir un título”. En la foto de ambos goles salió Samuel Umtiti. En el primero el central Koundé le hizo un túnel en la frontal para llegar mano a mano con Ter Stegen y, en el segundo, quedó atrás para dejar en fuera de juego a Rakitic, a quien finalmente habilitó para que pudiera correr y quedar en otro uno contra uno con Ter Stegen.

Punto de partida

La mala racha empezó, curiosamente, contra el Sevilla, el primer equipo que batió el marco azulgrana esta temporada (1-1) en el Camp Nou. De Jong no estuvo contundente en un despeje de cabeza y dejó el esférico a su compatriota del equipo andaluz, también De Jong, para que superara a Neto. Un fallo que costó dos puntos. Hasta entonces, el Barça había disputado dos partidos, Villarreal y Celta, sin grietas en defensa.

Otro error que pudo evitar el equipo azulgrana fue el que cometió Lenglet en Mendizorroza, el 31 de octubre de 2020. Luis Rioja se aprovechó de una cesión de Piqué a Neto que el portero brasileño no resolvió acertadamente. A partir de ahí el Barça fue a remolque y, al final, no pasó del empate (1-1). Otros dos puntos que volaron del casillero barcelonista.

Un nuevo despiste, falta de concentración o decisión errónea decidió el partido contra el Atlético de Madrid en el Wanda Metropolitano (1-0). Piqué no estuvo acertado en jugar en balón ofensivo y, seguidamente, llegó otro desajuste de Ter Stegen en la salida lejos del área. El resultado: balón para Correa y envío en profundidad para Carrasco, que aprovechó los fallos en cadena para sentenciar un duelo que tenía todos los números para finalizar como empezó.

Más desajustes

En Cádiz, donde el Barça perdió contra todo pronóstico (2-1), llegaron más errores. Especialmente grave fue el que permitió al equipo local firmar el tanto de la victoria. La jugada llegó en un saque de banda para el equipo azulgrana, mal gestionado por Alba y Lenglet y que acabó con una acción de Negredo, beneficiado por otro error colectivo.

Lamentablemente para el equipo barcelonista, los errores siguieron haciendo acto de presencia y constando puntos. Sucedió en el Barça-Eibar (1-1) ahora con Araujo como protagonista. El uruguayo se confió en un balón cuando era el cierre y dejó robarse la cartera por Kike García, que no perdonó en el mano a mano con Ter Stegen.

Y contra el Athletic, en San Mamés en partido de Liga, fue Leo Messi el causante del segundo gol de los “leones” al fallar el capitán en una entrega horizontal que aprovechó Berenguer para habilitar a Muniain, que finalmente superó a Ter Stegen. El gol de todas formas, pese a llegar en el último minuto, no tuvo consecuencias a nivel de puntos (2-3), aunque generó dudas finales que se hubiera podido evitar.

El Barça ha recibido 35 goles en los 33 partidos oficiales disputados en la presente temporada

| Infografía: Marc Creus

Lejos de poner remedio a esta sangría, los desajustes defensivos han seguido haciendo acto de aparición en los partidos del Barça, como contra el Rayo Vallecano (sin consecuencias, aunque obligó al equipo a remontar) o el Granada (error de Umtiti al jugar un balón en defensa que originó el 1-0, obra de Kenedy. El galo también quedó en el foco en el 2-0, tras una carrera de Soldado).

El equipo, de todas formas, con 20 partidos por delante asegurados (17 de Liga, dos de Champions y uno de Copa),  que podrían llegar a ser seis más caso de avanzar a la final de Copa y a la de Champions, está a tiempo para aprender de pasados errores y aplicarse de ahora en adelante para apurar sus opciones de título en estas tres competiciones. Nunca es tarde para dejar atrás los problemas.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil