Sport.es Menú

ENTREVISTA SPORT: "A mis jugadores les prohíbo hablar de Champions, no es real"

El técnico del Getafe valora el partido del domingo en el Camp Nou para SPORT y explica los entresijos de un Getafe que está haciendo historia

"Lo que estamos haciendo tiene un romanticismo bueno para el fútbol"

Bordalás, durante un partido esta temporada
Bordalás, durante un partido esta temporada | EFE

Antes que nada, ¿cómo están los chicos? Estáis acariciando algo histórico para el club...

”Nunca hemos tenido ningún tipo de euforia, todo lo contrario. El objetivo al inicio era lograr la salvación y llevamos 18 o 20 jornadas en puestos europeos. La temporada, pase lo que pase, habrá sido de matrícula de honor. 

¿Si al principio de temporada le hubieran dicho que a dos jornadas para el final estaría donde está se lo hubiera tomado a mofa?

Mofa no porque sabemos que siempre en fútbol puede haber sorpresas. Históricamente las ha habido. Lógicamente si me lo hubieran comentado no me lo hubiese creído de ninguna manera. Estamos en la mejor Liga del mundo y estábamos preparados para sufrir...

¿Lo del ‘Geta’ se puede leer como uno de los últimos vestigios de ‘romanticismo’ en un fútbol donde prima el marketing y los grandes traspasos?

“Yo no creo en la suerte. Puedes tener más o menos acierto un partido, pero al final como comentamos es un campeonato de regularidad y si estás entre los mejores es porque hiciste muchas cosas bien. Sí que es verdad que es fruto de la dedicación, del trabajo. El año pasado ya ‘avisamos’ con jugadores sin casi experiencia en la categoría. Este año no lo imaginábamos porque ha habido cambios en la plantilla y había ciertas incógnitas. Estamos contentos y disfrutando de este momento tan dulce”.

“El trabajo, el convencer a los futbolistas. Siempre les digo que cada uno se ponga sus propios límites. Siempre le exijo al jugador cada día intentar mejorar y sobre todo creer. El equipo cree en la metodología, en el trabajo y al final llegan los resultados, la confianza. Estamos en un club muy pequeño pero en el que nos conocemos todos, con un gran ambiente, una gran relación, hemos formado un grupo muy profesional. Creemos en lo que estamos haciendo”.

¿Lo del ‘Geta’ se puede leer como uno de los últimos vestigios de ‘romanticismo’ en un fútbol donde prima el marketing y los grandes traspasos?

“Creo que es fantástico lo de este Getafe para el fútbol. Este tipo de sorpresas creo que ilusionan también. No solamente la ilusión está en el poder, que siempre consiguen los grandes. De vez en cuando cuando hay una sorpresa de este calado es muy bueno para el aficionado, para la Liga y para todos. No es únicamente una sorpresa a nivel de la Liga española, tengo amigos y profesionales que están en muchas otras ligas. Nos siguen y llama la atención que el Getafe este ahí peleando por estas cosas”.

Mata acaba de debutar en Primera con 30 años, Jorge Molina tiene 37, Djené o Arambarri eran unos desconocidos hasta hace poco. ¿Cuánto tiene que ver el entrenador en  conjuntar todas estas piezas?

“Los entrenadores somos los que al final dirigimos y tenemos un objetivo, que es sacar el máximo rendimiento de un equipo y unos futbolistas. El propósito es cohesionar y que todos entiendan lo que el equipo requiere. Todos intentando dar su mejor versión, crecer y mejorar. Hemos juntado a jugadores que ya tenían mucha experiencia como Jorge Molina con otros para los que era su primera experiencia en Primera. Yo siempre les digo y recuerdo que somos una familia que va a compartir momentos buenos, regulares y malos y que debemos saber afrontarlos, ayudarnos. Es decisivo tener un grupo humano fantástico como es el caso del Getafe y estoy orgullosísimo de ello”.

Hablando de Mata, ha pasado por todas las categorías casi hasta llegar a Primera. Usted debutó en la élite con 53 tras también pasar por todos los peldaños. ¿Ve un cierto paralelismo entre ambos?

“Soy un profesional al que efectivamente le ha costado mucho llegar a poder entrenar en Primera. Muchas experiencias, muchas categorías. Vienes de abajo y sí hay un cierto paralelismo con Jaime Mata, que ha jugado en todas las divisiones hasta llegar a la élite. Su caso es un gran ejemplo para los chicos. Que cuando te empeñas, trabajas duro y los objetivos que te marcas son ambiciosos se pueden conseguir grandes cosas. Siempre pienso que sigo aprendiendo, mejorando y que ese es mi objetivo, crecer como persona y como técnico. Todo va muy rápido y hay que estar preparadísimo”.

Entremos en el duelo ante el Barça. ¿Vio el partido contra el Liverpool?

“Vi el partido. Nos sorprendió a todos porque el Barça es un grandísimo equipo y con el resultado de la ida nadie se imaginaba este desenlace. El deseo mío y de todos era que el Barça hubiera estado en la final. No fue un buen día y pasó el Liverpool. Le puede pasar a cualquiera aún siendo tan grande como el Barça. Sorprende más quizás por la contundencia del resultado en la ida. El Barça tiene al mejor jugador del mundo y un equipazo y llama la atención. Pero estas cosas han pasado a lo largo de la historia y ahora parece que solo le ha pasado al Barça. Cosas del fútbol”.

¿Cómo se gestiona un ‘mazazo’ así a nivel de vestuario?

“No he tenido esta experiencia y no soy la persona adecuada para decirlo. El Barça tiene grandes profesionales, cansados de ganar títulos y de vivir situaciones extremas y con mucho estrés. Se levantará seguro y no hay que olvidar que viene de ganar el campeonato con holgura y es finalista de Copa. Lo que ocurre es que nos gustaría tenerlo todo pero no es tan sencillo. Imagínate, la afición del Madrid al principio de temporada esperaba ganar los tres títulos y sin embargo se quedaron fuera a la primera de cambios de esa posibilidad. Estos equipos están acostumbrados y se levantan”.

Apenas unas horas después ya se estaban buscando culpables en caliente y se pedía la cabeza de Valverde. ¿Lo entiende?

“No opino sobre culpables. Solo opino de fútbol. A veces se exagera, se dramatizan los errores. Es un equipo que acaba de ganar la Liga, finalista de Copa y no es nada fácil llegar a eso y ser semifinalista de Champions”.

¿Espera a un Barça herido y un ambiente enrarecido en el Camp Nou?

“Siempre el Barça es un rival temible, siempre. En cualquier situación, en cualquier momento. No creo que lo que pasó en Liverpool le vaya a restar posibilidades. Son equipos que siempre compiten para ganar, por lo que no pienso en esa posibilidad. Todo lo contrario. Somos conscientes de que va a ser un partido tremendamente difícil. Tenemos que hacer un partido perfecto. No es sencillo jugar ante ellos, es el último partido en casa de la temporada y querrán despedirse con victoria. Tenemos que dar nuestra mejor versión si queremos sacar algo positivo del Camp Nou”.

José, está pasando sin duda por el mejor momento de su carrera como entrenador. Ha vivido ascensos de todo tipo, a Regional Preferente con el Muchavista, a Primera con Alavés o el propio 'Geta'. Disfruta más ahora o cada cosa tiene su qué?

“Yo siempre he disfrutado de mi profesión allá donde he estado. Soy afortunado porque he vivido momentos buenos. Uno trabaja para llegar lo más arriba posible. La mayoría de momentos han sido buenos, donde casi siempre conseguimos los objetivos marcados antes de empezar el campeonato o incluso como el caso de esta temporada hemos superado las expectativas. Estás en la mejor Liga del mundo, estas enfrentándote a equipos y entrenadores TOP. Estoy orgulloso de poder disfrutar de esta profesión tan bonita. Intento saborearlo al máximo. Soy un apasionado y un enamorado del fútbol”.

¿Cómo encaja su familia todo este auge mediático, cómo se lidia con ello en casa?

“Soy una persona muy normal y natural, no cambio. Entendemos como profesionales que cuando haces algo que no se espera la gente llamamos más la atención. Forma parte de nuestro trabajo. Sabemos convivir con ello. Siempre desde la humildad, siempre siendo la misma persona y no cambiando nunca. Es verdad que ahora se habla más, pero siempre estoy feliz, a gusto, disfrutando de esta pasión”.

¿Se ve entrenando a un Getafe de Champions el próximo curso?

“Les prohíbo a los jugadores hablar de esa posibilidad. Esto es fútbol y hasta que no se consiguen las cosas no puedes hablar. Es algo tremendamente difícil. Hay dos equipos más peleando por ello. Vamos a intentar hacer un buen partido el domingo y luego queda otro en casa y a ver hasta donde somos capaces de llegar. Pero no se lo permito. No es real. Creo que para cualquier profesional escuchar el himno de la Champions es algo para lo que se trabaja. Ese himno le gusta a todo el mundo, está claro”.

Cogió al Getafe penúltimo en Segunda y fíjese ahora apenas dos años después...

El Getafe es un reto que la familia me dijo “estás loco, donde te vas a meter, el equipo va penúltimo”. En la Segunda con la igualdad que hay escalar del penúltimo al tercero y ascender en el playoff es brutal. Estamos contentos, ha merecido la pena el sufrimiento, el trabajo, el ser constante, no decaer nunca y ser muy fuerte. Llevamos mucho tiempo buscando objetivos, ves que no llegan y no es fácil. Cuando vienes de abajo eres desconocido y todo cuesta más".

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil