El protocolo de las manos y el monitor del Camp Nou

Ya no existe el concepto de voluntariedad o no en una manos en el área

El mejor ejemplo sucedió en el Barcelona-Real Sociedad del pasado sábado

 Leo Messi anotó el gol de la victoria ante la Real Sociedad y los compañeros de Radioestadio lo narraron así | RADIOESTADIO

El penalti señalado por el colegiado internacional Martínez Munuera a Le Normand el pasado sábado en el Camp Nou es el mejor ejemplo de la aplicación de la normativa de las manos y del VAR en el fútbol. Tanto por la forma en como golpea el jugador donostiarra al balón como por el protocolo empleado por el árbitro principal y por la sala VOR donde estaba Mario Melero.

Leo Messi VAR

Primero debemos recordar los supuestos de la manos que establece la IFAB y que están recogidos en la circular del CTA del pasado mes de agosto. Son manos las acciones donde el jugador toca el balón de manera voluntaria con la mano o el brazo, cuando marque un gol en la portería contraria con la mano o el brazo, incluso si se produce de manera accidental (esta norma ha entrado en vigor esta temporada 2019-2020) o cuando se recupere la posesión del balón después de que este toque en la mano o el brazo para después marcar un gol en la portería contraria o generar una ocasión de gol. Estos tres son los supuestos básicos e innegociables.

Pero vayamos ahora con el resto de los supuestos, dentro de los cuales está la propia jugada del sábado en el Camp Nou. Así por norma general cometerá infracción el jugador que toque el balón con la mano o el brazo "cuando la mano o el brazo se posicionan de manera antinatural y consiguen que el cuerpo ocupe más espacio", incluso en el caso de que el "balón toque en la mano o brazo del jugador tras haber rebotado en la cabeza, cuerpo o el pie de dicho jugador o de otro que estuviera próximo al primero".

Y eso es lo que sucedió con la acción de Le Normand que podríamos incluso situarla en el siguiente supuesto donde habla de las manos cuando estas o el "brazo se sitúan por encima de la altura del hombro o más allá de este, a menos que se juegue primeramente con el balón y luego toque este en la mano o el brazo".

No cabe duda,pues, que la acción del donostiarra era punible y expuesta a ser considerada como penalti, como así fue.

Por el contrario no deben considerarse manos si el jugador la toca con la mano o el brazo y proviene directamente de la cabeza o cuerpo (incluido el pie) del propio jugador. El jugador juega el balón intencionadamente y le golpea en su mano o brazo.

Tampoco cuando proviene de la cabeza o el cuerpo de otro jugador, son los balones que llegan inesperadamente de rebote, pero siempre y cuando no esté ocupando un espacio en posición antinatural. 

Tampoco es punible si la mano o el brazo está cerca del cuerpo y no se encuentran en posición antinatural con la que se consiga ocupar más espacio. Y por último, si el jugador cae y la mano o el brazo quedan entre el cuerpo y el punto de apoyo en el suelo, pero no alejadas del cuerpo hacia un lado o en vertical. Es decir que ocupan un espacio excesivo.

Disciplinariamente hablando serán sancionadas con tarjeta cuando el jugador que toca con la mano interfiere un ataque prometedor o lo detiene o cuando toque el balón con la mano en su intento de marcar un gol o en su intento de evitarlo sin conseguirlo.

Llegados a este punto ahora conviene explicar porque el arbitro si acude al monitor, como así ha sucedido este fin de semana con Martinez Munuera en el Camp Nou, para revisar la acción. Y se debe a que, como bien expone el propio protocolo, un árbitro podrá acudir al monitor cuando "advertido por el VAR de un posible error claro y manifiesto" (como así sucedió en el Camp Nou), irá a ver personalmente la acción al monitor en toda situación "subjetiva o interpretable". Y que son especialmente tres: acciones de penalti (sancionado o no); falta previa a un gol, fuera de juego previo a un gol, penalti u ocasión manifiesta de gol si se debe a una acción de interferencia del adversario o posible tarjeta roja no mostrada o mostrada erróneamente. En el resto de los casos, en las consideradas acciones factuales o geográfica como fuera de juego de posición; falta fuera del área que realmente era dentro o balón fuera del terreno de juego previo a un gol, penalti o acción de oportunidad manifiesta de gol. En estos casos seguirá las indicaciones desde la sala de VOR. Luego en todos los partidos donde esta jornada, especialmente Camp Nou y Metropolitano, se ha acudido al monitor; se ha hecho correctamente. Es a lo que debemos acostumbrarnos con el VAR.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil