Sport.es Menú

El Barça no quiere otro culebrón con Griezmann

El francés ni está cerca ni lejos del FC Barcelona. Simplemente se ha puesto en el mercado, pero solo si aceptara las condiciones del Barça se apostará por él

La operación se ha puesto marcha, si bien el Barça le ha pedido que sea claro. Después de la final de la Copa del Rey podría haber novedades

Así ha sido el mensaje con el que Antoine Griezmann ha anunciado su marcha del Atlético de Madrid | @Atleti

Antoine Griezmann no es jugador del FC Barcelona. Y no será coser y cantar su llegada al Camp Nou. Entre otras cosas - que analizaremos más adelante-, porque su mediático anuncio del martes por la noche no lo hizo como un guiño único y exclusivo al Barça, más bien como señal inequívoca de que se pone en el mercado.

Y esa estrategia es, precisamente, la que no le gusta ni un pelo a la dirección técnica del FC Barcelona, que ahora mismo no tiene la certeza absoluta de que el delantero francés haya dado este paso pensando en ponerse la camiseta azulgrana a partir del 1 de julio, cuando la cláusula de Griezmann bajará de 200 millones de euros a 120.

Llueve sobre mojado 

Los antecedentes del ‘Caso Griezmann’ son los que hacen dudar a más de uno en el FC Barcelona, porque hace un año también se ofreció, también dijo que quería formar parte del proyecto de Valverde y al final, como todo el mundo recuerda, el culebrón acabó como acabó a las puertas del Mundial de Rusia.

Hay que apresurarse a decir que, en esta ocasión, ha sido el entorno del jugador quien tímidamente sondeó la posibilidad de fichar por el Barça una vez el francés vio que el proyecto deportivo del Atlético, esta temporada, hacía aguas con la eliminación en la Champions y las nulas posibilidades de título en Liga y Copa del Rey.

Es decir, el Barça, su secretaría técnica para más señas, jamás se planteó la iniciativa de volver a tantear al siete atlético. Cuando Pep Segura y su equipo recibieron la llamada de los asesores de Griezmann ,el FC Barcelona abrió ese libro que estaba cerrado. Es decir, el internacional galo nunca fue una prioridad. Primero, por lo que pasó la temporada pasada. Segundo, porque con Coutinho Dembélé no había sitio para él.

En el interín ha coincidido la pobre contribución del extremo brasileño, la lesión de Dembélé... y la edad de Luis Suárez también hay que tenerla en cuenta. Por lo tanto, a pesar de no ser una prioridad, de repente de convertía en una oportunidad del mercado. Y como tal se ha estado analizando en las últimas horas.

Incredulidad

También urge decir que la decisión de Griezmann de dejar el Atlético se sabía en el Barça, pero no el ‘timing’, de ahí que el martes sorprendiera el anuncio público del jugador. Que, por cierto, no avisó a nadie de la entidad azulgrana. Eso demuestra, por lo tanto, que no hay sincronización entre ambas partes. Antoinne va por libre.

En las conversaciones que han mantenido ambas partes, siempre ha existido en mensaje muy claro por parte del Barça. Primero, que tome una decisión rápido. Si realmente su deseo es vestir de azulgrana, que lo diga. Y que acepte la propuesta económica que le hicieron en junio del año pasado, inferior a la que al final obtuvo del Atlético de Madrid.

Segundo, que no entre en ninguna subasta con otros clubes porque el Barça, entonces, se retiraría inmediatamente. Después del anuncio del martes, PSG, Bayern Munich y Manchester City, entre otros, ya le habrían hecho saber que estarían dispuestos a pagar sus 120 millones de cláusula.Y ahí el Barça no va a competir.

Es decir, y como conclusión, el FC Barcelona esperará en los próximos días si es verdad que Griezmann da ese  paso hacia adelante, como dieran tantos y tantos jugadores que siempre antepusieron el proyecto deportivo a la cuestión económica.

Quienes dan por hecho y seguro que Griezmann será azulgrana, se equivocan. Queda mucha tela por cortar, aunque el Barça quiere que sea poca. Es decir, rápido. Todo, después de la final de la Copa del Rey de Sevilla.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil