El Barça congela al Spartak en Moscú y se clasifica para octavos

La apuesta de Tito Vilanova por los tres pequeños como lugartenientes de Leo Messi funcionó a la perfección. En un partido de ida y vuelta, quizás demasiado abierto y en el que se impusieron el talento y la pegada de los blaugrana, el Barça dejó tieso, congelado, al Spartak de Unai Emery. El técnico vasco tendrá que seguir buscando la fórmula para derrotar al conjunto barcelonista. Y van catorce veces...

Juan Manuel Díaz

FICHA TÉCNICA

CHAMPIONS LEAGUE

Spartak Moscú

0-3

FC Barcelona

Spartak Moscú:

Dykan (c); Makeev, Insaurralde, Suchy, Dmitry Kombarov; Rafael Carioca (Bryzgalov, 74'), Kallstrom; Kirill Kombarov (Welliton, 63'), Ari, Jurado y Emenike (Ananidze, 63').

FC Barcelona:

Valdés; Alves, Piqué, Mascherano, Alba (Montoya, 87'); Sergio Busquets, Xavi (c) (Song, 82'), Iniesta; Messi, Cesc y Pedro (Deulofeu, 85').

Árbitro

Ivan Bebek (Croacia). Estuvo asistido en las bandas por Tomislav Petrovic y Miro Grgic (ambos de Croacia). Mostró tarjetas amarillas a Pedro (min. 36) por simular un penalti; a Mascherano (min. 89) por derribar a Welliton; y a Kallstrom (min. 90+2) por una falta sobre Messi.

Goles

0-1, Min. 16: Alves, de disparo raso desde la frontal. con la derecha. 0-2, Min. 26: Messi, llegando desde atrás, remacha desde el punto de penalti un despeje del portero Dykan tras un gran disparo de Iniesta. 0-3, Min38: Messi recibe en profundidad de Pedro en el eje del ataque y tras regatear a Dykan dentro del área, marca a placer con la zurda.

Incidencias

Estadio Luzhniki, 67.235 espectadores (lleno absoluto).

Tito Vilanova alineó a Busquets, Xavi, Iniesta y Cesc junto a Alves y Alba en los laterales. Buscaba al mismo tiempo una altísima posesión de balón y mucha llegada al área rival, tanto por el eje como por las bandas. El plan le salió bien a medias porque, paradójicamente, en muchas fases del duelo el equipo quedó partido por la mitad. Y aunque llegó un sinnúmero de veces al área rival y marcó pronto, a los 16 minutos por medio de Dani Alves, el Spartak también pudo plantarse con comodidad en el área de Víctor Valdés.

El Barça dispuso de una primera excelente ocasión en el minuto 12, cuando Xavi envió en profundidad para Pedro. El tinerfeño se plantó ante Dykan y disparó casi a bocajarro, pero el guardameta del Spartak pudo interceptar su chute; Kirill Kombarov acabó por desviar a córner el esférico. Tres minutos después, el conjunto catalán encontraba la manera de ponerse por delante en el marcador.

Fue tras una larga jugada de rebotes y rechaces en el área del vulnerable equipo moscovita. El balón le llegó a Alves quien, desde la frontal, disparó raso sorprendiendo a Dykan para el 0-1. El choque quedó sentenciado en el minuto 26, cuando Andrés Iniesta, espectacular en muchos momentos, recortó a Makeev dentro del área y lanzó un disparo seco. Dykan pudo rechazar el primer fogonazo del manchego, pero no la fulgurante aparición de Leo Messi en el área quien no perdonó el 0-2.

El argentino, que se está acostumbrando a marcar como mínimo a pares, repetía en el minuto 38. En esta ocasión, aprovechando un profundo pase de Pedro desde el eje de la media punta. Messi regateó al meta del Spartak y con la zurda estableció el 0-3. Leo alcanzaba a Rudd van Nistelrooy como segundo máximo goleador de la Champions League y ya tiene en el punto de mira al ex madridista Raúl González.

Pese a la claridad del marcador, los blaugrana sufrieron sobre el césped artificial del Luzhniki. El asunto radica en que el equipo de Vilanova, por ahora, es algo más inestable que el de Guardiola; y su juego vertiginoso le permite marcar muchos goles, pero también le lleva a conceder excesivas ocasiones al rival. Si esto es posible, el Barça actual es todavía más cruyffista en su versión 2012-13.

Así, el Spartak de Moscú pudo haber marcado por medio de Dimitri Kombarov (16') que remató solo en una jugada de estrategia a la salida de un córner. De nuevo, en el 22', en un disparo alto de Suchy desde el punto de penalti tras una llegada por la banda derecha de Emenike; y en el minuto 34 cuando el propio Emenike envió el esférico a las nubes del cielo de Moscú tras una jugada por la banda izquierda de Jurado.

El equipo de Unai Emery había ejecutado a la perfección el contragolpe pero había demostrado una pésima finalización, al contrario que el Barça. De ahí que al descanso, se fuera a los vestuarios con un 0-3.

ARRANCA EL SEGUNDO TIEMPO SIN CAMBIOS

El segundo tiempo arrancó sin cambios en ambos equipos y con una tónica similar. El Spartak llegaba con cierta facilidad a las inmediaciones del área de Valdés pero sin capacidad para rematar. El Barça, en cambio, se acercaba hasta la portería del conjunto moscovita con la misma asiduidad pero con más criterio y capacidad rematadora.

Dykan tuvo que emplearse ante Pedro, que remató tibiamente de cabeza, pero sobre todo en un mano a mano con Cesc (53'). El de Arenys, después de hacer una pared con Iniesta en la frontal, chutó colocado al segundo palo pero el meta ucraniano desvió a córner con la pierna. Tras esta energía inicial, el Barça se romó un respiro; Busquets, Xavi e Iniesta pusieron en marcha un inmenso rondo y empezaron a administrar el marcador y el tiempo.

Unai Emery se decidó entonces a realizar cambios poco después de superar la hora de juego. El brasileño Welliton y el georgiano Ananidze suplieron a Kirill Kombarov y a Emeinke, ayer torpe y aparentemente fuera de forma. El técnico del Spartak, en la cuerda floja, buscaba que su equipo mejorara un tanto su triste imagen. Por lo menos, Welliton aceleró el ataque de su equipo aunque con sus ansias estuvo a punto de lesionar a Valdés en una caída fortuita (66').

Fue el Barça el que volvió a disponer de varias ocasiones claras, y como es habitual con Leo Messi como protagonista. Primero, en un lanzamiento de falta a los 75 minutos, muy escorado, que el portero despejó con los dos puños. Y un minuto después, en una clásica cabalgada del argentino desde la derecha. Ya en el área, cedió atrás para que rematara Iniesta, demasiado flojo. Pedro recogió el rechace y lo volvió a intentar, pero sin suerte.

Vilanova empleó los últimos minutos para dar un respiro a Xavi Hernández, Pedro Rodríguez y Jordi Alba. Al vallesano lo sustituyó Alex Song con el objetivo de asegurar el centro del campo; y al tinerfeño, Gerard Deulofeu dándole una recompensa de oro al chaval. Martín Montoya dio el relevo al de l'Hospitalet en una recta final intrascedente, con los deberes ya hechos en Europa: El Barça estará en los octavos de final.

 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil