El efecto Messi en el Camp Nou

El argentino promedia más de un gol por partido: 388 dianas en 374 apariciones

En Copa suma 35 goles en 38 partidos, con un porcentaje de victorias de casi el 79%

Leo Messi marcó el primer gol del partido ante el PSG desde el punto de penalti | MEDIAPRO

Leo Messi es el jugador que más y mejor rendimiento ha tenido sobre el césped del Camp Nou. El coloso azulgrana, con más de 63 años de historia -fue inaugurado en septiembre de 1957-, nunca había cobijado a un futbolista tan sublime y eficiente como el rosarino: 388 goles (¡a 12 de los 400!) en 374 partidos, 303 victorias y más de 30.000 minutos (30.137) de fútbol atractivo e ilusionante. Contra el Sevilla jugará el encuentro 39 de Copa como local y, en los 38 completados, su estadística es de 35 goles, 30 victorias (casi el 79%) y solo en dos ocasiones dobló la rodilla (Sevilla y Real Madrid).

Con Messi sobre el Camp Nou el Barça ha ganado el 81% de los partidos, un porcentaje que refleja la influencia del jugador desde que apareciera en el primer equipo en octubre de 2004. Desde entonces, con el argentino en la plantilla, el Barça ha sido otro equipo como demuestran los títulos: 34 en 16 temporadas completadas. Además, el fútbol azulgrana se ha caracterizado por apoyarse, casi siempre, en los postulados de técnicos como Cruyff, Rijkaard, Guardiola o Luis Enrique, basados más en el pensamiento (pensar antes de que sucedan las cosas) que en las condiciones físicas.

Los números de Messi en el Camp Nou

| M. Creus

En la historia del Barça no hay otro jugador como Messi, capaz de sostener semejante regularidad en el juego y el resultado. Con Leo todo ha sido y es más fácil, desde el primer día hasta el último, aunque es verdad que el astro rosarino, como el equipo, ha tenido épocas mejores que otra. En cualquier caso, lo indiscutible es que su presencia siempre ha hecho soñar siempre con lo mejor, pese a no alcanzarse el objetivo en varias ocasiones.

Messi y la Copa

Los últimos partidos del Barça con el crack en el torneo del KO como local son ilusionantes. Ganó 3-0 al Levante y 6-1 al Sevilla (temporada 2017-18), dos resultados que clasificarían al equipo azulgrana para la final de Copa del 17 de abril en el Estadio de La Cartuja de Sevilla. No lo haría el siguiente partido en el que intervino: 1-1 contra el Real Madrid esa misma temporada. Contra el Levante y el Sevilla, además, vio puerta.

También llevaría a la anhelada final el último en el que tomó parte en el Camp Nou, la pasada campaña, contra el Leganés (5-0) en el que firmó un doblete. El duelo, que se jugó a partido único, correspondió a la ronda de octavos de final. El Barça avanzó a cuartos y jugó en calidad de visitante en San Mamés, donde fue superado por el Athletic por la mínima (1-0) y en el último suspiro del encuentro.

Messi tiene la oportunidad de alcanzar otra final de Copa, sería la décima, y de ganar la séptima. Se impuso en las de 2009, 2012 y 2015 (Athletic), 2016 y 2018 (Sevilla) y 2017 (Alavés); cayó en las de 2011 y 2014 (Real Madrid) y 2019 (Valencia). Además, llegar a la final le daría la posibilidad de acabar con la mala racha en este tipo de partidos dado que, por primera vez con el Barça (jugando), ha encadenado dos tropiezos: Copa 2019 (Valencia, 1-2) y Supercopa de España 2021 (Athletic, 2-3).

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil