Eduard Romeu: "Al socio le pedimos dos años de paciencia"

EXCLUSIVA SPORT

El vicepresidente económico del Barça repasa en exclusiva para SPORT la situación financiera del club

"Seguimos en la UCI, pero con un poco de oxígeno y dinero para invertir este invierno", asegura el directivo

Eduard Romeu, hombre fuerte de la económica blaugrana
Eduard Romeu, hombre fuerte de la económica blaugrana | JAVI FERRÁNDIZ

Eduard Romeu i Barceló es el socio 28.514 del FCBarcelona y su vicepresidente económico desde el pasado mes de marzo. Su área es clave en la recuperación del club. Explica que aunque la situación es complicada, admitieron hacer un esfuerzo para retener al argentino, hasta que apareció CVC, una operación que era “inviable”.

¿Por qué han impugnado el acuerdo de LaLiga con CVC?

Primero porque cuando nos envían la convocatoria de la asamblea lo hacen sin ninguna información relevante que nos permita tomar una decisión. La sorpresa adicional es que la convocatoria dice una cosa y en mitad de la asamblea se nos pide otra. Además, la operación no deja de ser un crédito que excede el 10% del presupuesto y en nuestro caso debe pasar por asamblea.

¿Y por qué no era buena la operación para el Barça?

Lo primero que nos sorprende es que, en una operación de estas características, no hayan más ofertas. Después, ves que han intentado hacer la misma operación en Italia y Alemania y no lo lograron y no creo que ni alemanes ni italianos sean tontos. Y si seguimos, podemos hacerlo con números.

Los números ya provocaron un desencuentro entre usted y Javier Tebas.

Son números que no son nuestros. Son públicos. En función de seguidores en las redes sociales y otros parámetros, pero este es muy importante, se firman los contratos de derechos de televisión. En la temporada 19-20, entre Barcelona y Real Madrid tenemos el 88,9% de seguidores. En cambio, recibimos el 24,1% del dinero. Por poner un ejemplo, el Atlético de Madrid, que tiene un 5,7% del peso de seguidores, recibe el 10,9% de los ingresos. Yo invito a Javier Tebas a que haga un ejercicio de la valoración de LaLiga sin Barça y Real Madrid.

Pero números al margen, ¿por qué dijeron que no?

Es una operación demasiado costosa. Estamos cediendo el 10% de los derechos de televisión a un fondo. Por 2.602 millones que nos daban, la recuperación era de 22.000 millones. Quiere decir que de los 50 años que dura el crédito, los primeros doce los destinan a repagar y el resto son beneficio. Esta operación es entre cinco y seis veces más cara que la que nosotros hemos firmado con Goldman Sachs. Si LaLiga, en lugar de ser hostil con algunos clubs y especialmente con el Barça, hubiese pedido colaboración y se hubiese hecho un frente común, seguro que hubiese conseguido un mejor acuerdo para todos los clubs. Además, era como una intervención. Nos hacía LaLiga mostrar todos nuestros planes y compartirlos con nuestros competidores. Mostrarles toda nuestra estrategia. Es de locos.

¿Por qué esta hostilidad?

Supongo que hay ciertos proyectos que no le gustan al señor Tebas, en los que no estamos alineados con él. Su actuación está siendo poco amable con nosotros. Si tiene otros intereses, no lo sé, pero parece curioso que no haya fair-play entre LaLiga y sus principales activos.

¿Gestiona bien LaLiga Javier Tebas?

Busca una uniformidad, una igualdad por abajo. Y cuando salimos fuera, otras ligas nos pasan la mano por la cara.

¿Firmando el acuerdo de LaLiga con CVC se hubiese quedado Messi?

Se intuía que él estaba dispuesto a hacer una interpretación del fair-play diferente de la que nosotros entendemos para facilitar que el jugador se quedase. Evidentemente, a cambio de firmar este acuerdo e hipotecar los ingresos del Barça durante mucho tiempo.

¿Era un chantaje?

La palabra la ha dicho usted.

Ha dicho Tebas que el Barça está secuestrado por Florentino Pérez.

Tenemos modelos de negocio de club muy diferentes, pero es evidente que tenemos frentes comunes porque somos los clubs más importantes de Europa. No estamos secuestrados por nadie, pero nos tenemos que entender. El Real Madrid es nuestro rival. Yo soy de los que quiero que pierda hasta en los entrenamientos.

Usted dijo que la gestión de Florentino Pérez era para sacarse el sombrero.

Le conocía del mundo empresarial y solo puedo tener palabras de elogio y su trayectoria así lo dice. En cuanto al mundo del fútbol, por ejemplo, ha tenido acierto y suerte, pero la suerte se busca. Acaban de poder hacer una gran oferta por un jugador y nosotros estábamos mirando. Además, ha podido construir un estadio en coste de pandemia. Suerte, pero la ha buscado. Si aquí se hubiese aprobado el Espai Barça en el 2019, hubiésemos podido hacerlo. Me dirán que había un tema de permisos. Él ha sabido moverse bien para tenerlos. Nosotros no hemos sabido tener esa influencia. Lo veo como un problema nuestro. Faltó valentía en la anterior junta. Ha habido inacción en las cosas importantes. Hay 30 clubs que han estrenado estadio en los últimos años, que cada año sacan un dinero para invertir en el propio club y les permite ser más competitivos. Nos hemos quedado atrás en este sentido.

Hablábamos de Messi. Hay quien dice que los avaladores dijeron no al contrato.

No es verdad. Primero, porque no tenemos esa potestad. Era una operación que como club no nos podíamos permitir, no encajaba en la estructura económica. Que se nos dio la opción de hacerlo con el contrato de CVC, sí, pero era un regalo envenenado que desde el área económica recomendamos no aceptar. Se ponía en riesgo a la institución y el presidente ya dijo que nadie podía estar por encima del club. Tomó la decisión correcta.

Messi hacía un esfuerzo. El club supongo que también.

El club hacía un esfuerzo excesivo, pero aceptamos hacerlo. Eso sí, teníamos que poder inscribirlo. Y llegó la operación con CVC.

¿Cómo se encontraron el club?

Muy mal. Con una deuda de más de 1.400 millones. Entramos en un club que no podía pagar las nóminas. En tres días tuvimos que trabajar para que no nos dieran como vencidos unos bonos por unos incumplimientos sistemáticos que se habían producido durante semestres. Hemos tenido que trabajar tanto para revertir la situación que todavía no hemos podido explicar lo que hemos hecho.

¿Y la situación actual cuál es?

Seguimos en la UCI, con un poco de oxígeno gracias a la operación con Goldman Sachs que nos da dos años de respiro. Nos han dado un dinero, pero hay que devolverlo. Es necesario seguir recortando masa salarial. Eso nos ha hecho mucho daño. Y evidentemente, hay que seguir subiendo los ingresos.

¿Eran compatibles los créditos de Goldman Sachs y CVC teniendo en cuenta que los dos tenían como aval los derechos de televisión?

La respuesta es no. Pero si ese hubiese sido el único problema, hubiésemos negociado. Nos hubiésemos peleado con Goldman para hacerlo compatible y lo hubiésemos conseguido porque tenemos un equipo ejecutivo capaz de todo, pero, como he comentado antes, habían muchas otras cosas que desaconsejaban aceptar el acuerdo con CVC.

¿Con el dinero que hay en caja se podrá fichar en enero?

Dinero hay, pero hay que seguir haciendo un esfuerzo en rebajar la masa salarial para poder inscribir jugadores. El reto es combinar estas dos métricas para que en el mínimo tiempo posible podamos poner a disposición de los técnicos los fichajes que quieran.

¿Cómo valora el cierre del ejercicio 20-21 con 481 millones de pérdidas?

Evidencia lo que hay. Es levantar la alfombra, mostrar lo que hay y a partir de aquí, trabajar para levantar el club. No tenemos intención de hacer sangre, queremos mostrar lo que hay, lo que se ha hecho. Si hay una serie de jugadores que el mercado dice que no valen lo que se decía, por ejemplo, hay que devaluarlos. Además, hay una serie de compromisos, como los salarios diferidos, que no estaban reflejados, pero que hay que pagar.

Han devaluado jugadores y también han provisionado 90 millones de euros para diferentes litigios que tienen abiertos.

Es que hay muchas causas abiertas. La idea es cerrarlas. También por un tema reputacional. Cuando estás negociando una operación de 500 millones de euros, debes ir justificando todos estos litigios. El objetivo es desjudicializar el club y llegar a acuerdos por debajo de las cantidades provisionadas.

Al expresidente Bartomeu no le gustó mucho aquello que dijo en la asamblea, que todo no era culpa del Covid.

Es que no lo es. Ibas cojo y cuando vas cojo, caes. El Covid ha provocado la caída. La gestión que se hizo por parte de la anterior junta era de alto riesgo. Experimentaron. Y con el Barça no hay experimentos que valgan. Era inacción. Gobernaron con miedo. Desde que se fue Neymar, gobernaron a lo loco. Por los fichajes que hicieron y por miedo a que otros jugadores se pudiesen ir. Aumentaron mucho la masa salarial y esto nos ha hecho mucho daño.

¿Hay muchas sorpresas en la Due Dilligence?

Se explicará el 6 de octubre. Que la gestión fue muy mala ya lo reconoció el señor Moix en la asamblea de compromisarios, pero hay cosas que no son lógicas. Creo que por una falta de rigor interno. A día de hoy no pasaría porque tenemos un equipo de profesionales que no lo permitiría.

¿Algún ejemplo?

Hay cláusulas muy sorprendentes en los contratos. Variables que son fijos. Pagar un extra por ir a trabajar. Bonus por firmar, bonus de fidelidad. Cuando miras la masa salarial del Barça y la de otros clubs grandes de Europa, la diferencia es muy grande.

¿Usted qué haría con la junta anterior?

Es un dilema. Por suerte no me corresponde a mí tomar la decisión. Lo que sí tengo claro es que debemos explicar todo lo que hemos encontrado, que nadie pueda pensar que hemos tapado cosas. La asamblea es soberana, pero hay que tener en cuenta experiencias anteriores. Nadie puede quedar impune, pero habrá que ver qué camino se toma. Y lanzo una pregunta. ¿Dónde miraba LaLiga? Ahora está siendo escrupulosa. ¿Y antes?

Han anunciado un presupuesto de 765 millones de euros para este curso. ¿Cómo lo definiría?

Real y asumible. Se ha hecho ya mucho trabajo en la reducción del gasto. Se han traspasado jugadores por un importe de 121 millones y se ha rebajado la masa salarial en 155 millones. Ahora toca aumentar los ingresos. Y tendremos un presupuesto que dará beneficios. Pocos, pero los dará. Y de verdad, no como el millón que presentó la anterior junta para el curso pasado. Aquello era irreal, presentado por alguien que había sido antes responsable de patrimonio y que había presupuestado el estadio Johan Cruyff en cuatro millones para acabar costando diecinueve.

¿Y qué hay que hacer para aumentar los ingresos?

Trabajar, no queda otra. Como están haciendo Mateu Alemany y Ferran Reverter. Nosotros deberemos sumar porque habrá un momento que no se podrá recortar más.

La consultora Brand Finance dice que la marcha de Messi le supondrá al Barça perder el 11% de su valor de marca.

No es cierto. Si miramos por los patrocinadores, no estamos encontrando diferencia. Solo uno se ha quejado. Si pensamos en la gente de fuera que viene al estadio, lo seguirá haciendo. Vienen por el Barça. La marca Barça es mucho más que un jugador. Quedó claro en la valoración que hicieron terceros cuando negociábamos el acuerdo con Goldman Sachs. Además, tenemos que darle un giro radical a todo nuestro merchandising, que no estaba siendo bien explotado. Me decían que las camisetas se vendían un 50% sin nombre y un 50% con. Y de este 50%, un 80% eran de Messi. Lo que hay que hacer es abrir el abanico a todos los jugadores. Seguro que en merchandising creceremos.

¿Qué aspiran a cobrar por la camiseta del primer equipo?

Estamos en negociaciones, también con Rakuten. Quien quiera estar en la camiseta del Barça, lo tendrá que pagar. Aspiramos a llegar a las cifras de antes de la pandemia. La marca Barça es potente y los catalanes sabemos vender e innovar.

¿Cuándo será el Barça el club de antes?

Hay que tener dos años de paciencia. Eso le pido a la gente. Tranquilidad, aunque sé que no es fácil después de haber ganado tanto. Nosotros trabajaremos para que los técnicos puedan tener cuanto antes los jugadores que quieran. Y hay que esperar que la pelota entre, porque los resultados dan tranquilidad. Hay que ir armando un equipo, con jóvenes e ir creciendo con el paso de los partidos. Pero hay que cumplir unos mínimos. Porque los resultados deportivos y económicos van ligados.

¿Con Koeman?  

Es nuestro entrenador y hay que darle todo el apoyo.

En noviembre se revisa el aval. ¿Algún problema por su parte?

Seguimos con nuestro compromiso de ayudar al Barça a salir de esta situación. Nosotros y el resto de compañeros de junta. No habrá ningún problema con el aval.

¿Por qué decidió iniciar esta aventura?

Le agradezco a José Elías que cumpliera su promesa, aunque yo le había liberado de aquella conversación medio en broma que tuvimos. Siempre me ha entusiasmado la idea de poder trabajar para el Barça y creo que era el momento ideal. Por un tema moral. El Barça necesita un rigor económico y aquí es donde puedo ayudar. Con un equipo de profesionales excelente, que se está dejando la piel. Una de las razones por las que salí a rebatir las palabras de Tebas es porque tocó a nuestro consejero delegado. Y nuestros ejecutivos no se tocan. Lo tiene que tener muy claro el señor Tebas.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil