Dybala se cuela en la peor pesadilla de Mascherano

En la primera mitad, anduvo perdido en el mediocentro y Dybala le llevó por el camino de la amargura

Regresó al eje de la defensa tras el descanso y volvió a salir en la foto, esta vez en el tercer gol

marcaje centrocampista985
| sport

Javier Mascherano no tuvo una noche nada afortunada en el Juventus Stadium. Ni de mediocentro, ni de central. En ambbas posiciones se encontró con una pesadilla llamada Dybala, que le fue a buscar y le ganó en la mayoría de los duelos directos. El argentino no fue el único responsable de la dolorosa derrota del Barça en Turín, pues la actuación en global fue decepcionante, pero Mascherano salió en la fotografía de dos de los tres goles.

Dijo en la previa el 'Jefecito' que se ha acostumbrado a otras posiciones, pero su demarcación natural es la de mediocentro. Y Luis Enrique le dio la oportunidad por la sanción de Sergio Busquets. El asturiano regresó al 3-4-3 que había abandonado en Málaga y adelantó la posición de Mascherano que sufrió lo que no está escrito en la primera mitad. Khedira y Pjanic fue el doble pivote de una Juve con superioridad en el centro del campo, pero es que además la movilidad de Dybala le hizo emparejarse en muchas ocasiones con su compatriota, que le llevó por el camino de la amargura.

Sobre todo en el segundo gol de la Juve, que también era el segundo de 'La Joya', que chutó a placer viniendo desde atrás sin que Mascherano le pudiera tapar. De hecho, solo lo consiguió ya a los 43 minutos, en una falta clara pero que sirvió para que Dybala no volviera a hacer de las suyas.

luces y sombras en defensa

Luis Enrique no tuvo más remedio que mover ficha en el vestuario y la entrada de André Gomes por Mathieu regresó  Mascherano a la defensa, colocándose como central derecho.. Ahí se le vio más cómodo y empezó con buenas sensaciones, pues a los cuatro minutos de la reanudación le dio un muy buen pase en profundidad a Luis Suárez, pero el uruguayo no lo aprovechó.

Si al argentino le estaba subiendo la moral, le descendió en seco cuando, minutos después y a la salida de un córner, Chiellini cabeceó sin necesidad de levantar los pies del suelo y llegó el definitivo 3-0. Mascherano era el encargado de marcar al defensa internacional italiano y salió malparado.

En una posición más retrasada tampoco se libró de Dybala, que parecía que le iba a buscar en su zona. Solo respiró 'Masche' cuando el peligroso delantero argentino fue sustituido a 10 minutos para el final ante la ovación enfervorizada del Juventus Stadium.

Fueron minutos de dominio del Barça y de mucho control de balón. Mascherano participó en la cosntrucción de las jugadas, pero su partido ya había quedado marcado. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil