La dura frase de Suárez a la FIFA

El jugador uruguayo admite que no acudirá nunca a una fiesta de la FIFA

Explica los problemas que tuvo con su hija y con su mujer a raiz de esta acción con Chiellini

Luis Suárez, tras la acción por la que fue sancionado
Luis Suárez, tras la acción por la que fue sancionado | sport

En declaraciones a El Transistor de Onda Cero, Luis Suárez desvela cómo le afectó la sanción de la FIFA y anuncia una decisión que piensa mantener durante toda su carrera deportiva. El jugador azulgrana aseguró que tras aquella imagen en el Mundial de Brasil “sufrí. Soy un ser  humano que sufre y tiene sentimientos. Mi hija era consciente de lo que su padre vivía. Estábamos para irnos en el avión camino a Río para jugar contra Colombia y a mi familia le dijeron que no subieran al avión, que su papá se tenía que ir, imagínate. Fue uno de los días más complicados de mi vida. Soy padre, tengo sentimientos. También cuando vine a Barcelona que les decía “papi se va a entrenar”, me iba con las bambas y tenía que entrenar escondido en un gimnasio porque no podía ir a un centro deportivo a entrenar. El dolor fue muy grande. Me sigo preguntándome por qué no jugaba. La verdad es que duele. Sobretodo porque yo no soy así, soy un bizcochón y mi familia lo sabe. Mis hijos saben que papá es un ser humano que se equivocó y saben que cualquiera se puede equivocar
Luis Suárez admite que también tuvo sus problemas con su mujer porque “Sofía estaba dolida porque le mentí. Me preguntó y yo le negaba. Me costaba creerlo, me costaba decirlo, me costaba entenderlo. Estaba dolida conmigo porque sabía que yo no era así. Se le llegó a preguntar a ella cómo era yo en casa
Pensaban que la agredías a ella…
Sí, cualquier cosa se llegó a pensar. Y eso a uno le duele. Cada uno tiene su forma de jugar, su carácter. Si yo no fuese así no hubiese llegado hasta acá. A ella le dolió que pensasen eso de mí. 
 ¿Volviste a hablar con Chiellini?
No, no, para nada. Nunca más hablé. 
Nunca has perdonado a la FIFA que te tratase como un proscrito.
A uno se le puede sancionar, se le puede suspender… pero prohibirle ir a un centro deportivo a ver por ejemplo un entreno de mi sobrino, a un partido de alguien, tener esa prohibición me parece lo más injusto que me tocó vivir. No lo entendía, para nada. Dame 10,15, 20 partidos, pero tratarme como me trataron me dolió y cuando tuve los juicios que tuve con los abogados de la FIFA dando sus razones, fue aún peor. Soy consciente de que me equivoqué pero también soy consciente de que soy un ser humano. Ellos lo tienen que entender. Tienen que ponerse en la piel de una persona y saber lo que hieren. Ni fui a la gala de la FIFA ni volvería a ir.
 ¿Nunca irás a una gala de FIFA?
No tengo ningún problema en decir que nunca iré a una gala de la FIFA. 

sport.es

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil