Muchas dudas en el Barça sobre el fichaje de Depay

El club no tiene claro invertir en posiciones ofensivas y su fichaje se alejaría

Koeman es su principal valedor, pero entiende que hay 'overbooking' ofensivo

La última delicatessen de Depay: Su penalti tirado a lo Panenka debería salir en los manuales | sport

El fichaje de Memphis Depay por el Barça no está nada claro. En estos momentos, la llegada del delantero holandés está mas lejana que nunca a pocos días de iniciarse el mercado invernal. Y es que en el club hay dudas por la inversión a realizar y porque existe un overbooking de jugadores ofensivos. La eclosión de Pedri, el buen rendimiento de Braithwaite, la recuperacion de Dembélé y la buena marcha del lesionado Ansu Fati hacen muy complicado que el club encuentre espacio por Depay. No está descartado al cien por cien, pero los objetivos a reforzar en este mes de enero son otros y más prioritarios como la llegada de un central.

Depay fue una petición expresa de Koeman en el mercado de verano. El técnico holandés no veía nada claro el futuro de Dembélé y pidió la llegada del polivalente atacante holandés para tener un perfil diferente de delantero en la plantilla. Se llegó a un acuerdo total con el Olympique de Lyon y el futbolista, pero finalmente no pudo realizarse la operación para no superar el límite salarial de la plantilla. En todo caso, quedaron citados para enero con el acuerdo apalabrado.

Koeman ha venido insistiendo en Depay en las últimas semanas, pero desde el club han echado el freno de mano. El precio del fichaje rondaría los cinco millones de euros y el holandés se adecuaría la ficha en su primer año para que el Barça no tuviera problemas. Pero aún así, el club considera que hay suficientes futbolistas para cubrir su posición y centrarían todos sus esfuerzos en otras demarcaciones.

La única posibilidad para que Depay tuviera un hueco en la plantilla es que se diera la salida de un futbolista atacante en el mercado de enero y dejara dinero en caja. Braithwaite era una posibilidad, pero el danés no quiere irse y, además, parece que se ha ganado la confianza en Koeman. Dembélé es la otra pieza que barajaba el Barça porque le queda año y medio de contrato y no quiere renovar.

El futbolista francés parece que tampoco quiere irse en una clara estratégica de agotar su contrato en el Barça en el 2022. Habrá que ver cómo acaba todo, pero mientras tanto Depay espera porque su ilusión es jugar en el Barça. Juventus, y ahora PSG, han contactado con su entorno ya que se trata de una buena operación de mercado a coste muy bajo. Si el Barça lo quiere, lo tendrá, pero el fichaje se aleja un poco.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil