La encrucijada de Jordi Alba: parar o seguir arriesgando

NOTICIA SPORT

No hay rotura en los isquios pero sí una inflamación por sobrecarga que reclama descanso y fisioterapia

Xavi le pidió jugar en Munich, como antes también había sucedido con Koeman; sigue sin recambio en el lateral izquierdo

Bayern Múnich - FC Barcelona: Alba tuvo una tímida ocasión antes de caer lesionado | TELEFÓNICA

Jordi Alba tuvo que arriesgar en Munich, jugó con molestias y fue sustituido antes de que el Barça empezara a encajar goles. No fue la primera vez. Koeman le pidió jugar en más de una ocasión con molestias y con Xavi sucedió lo mismo ante un partido importante. Dijo que sí. Ahora, debería curar bien y con garantías el 'segundo aviso' en la misma zona muscular o corre peligro de romperse con una cierta gravedad. Afortunadamente, del Allianz no salió con una rotura, como desvelaron las pruebas efectuadas ya en la Ciutat Esportiva, pero sí hay una evidente inflamación, una 'bola' por sobrecarga en los isquiotibiales del muslo derecho que reclama descanso y trabajo de fisioterapia. La duda es, ¿podrá estar parado?

No se le puede negar su implicación en el Barça. No todos los futbolistas aceptan jugar con molestias y un riesgo claro de lesión. Jordi Alba es uno de los cuatro capitanes del equipo, ha superado los cuatrocientos partidos como azulgrana y está arriesgando. Ya lo hizo en el clásico, en esa ocasión por un esguince en el pie derecho. Otras veces ha sido por temas musculares, como ahora.

No jugar a tope le puede estar perjudicando, parte de la crítica le sigue teniendo en el punto de mira sin valorar su esfuerzo. Pese a ello, los entrenadores sí le consideran imprescindible y aunque lo aconsejable es no volver hasta que esté totalmente seguro de una recuperación al cien por cien, haber acabado el año para regresar sin riesgo de recaída, la realidad es que para los técnicos no existe un recambio en el lateral izquierdo de máximas garantías.

Xavi no está contando con Balde

Xavi Hernández no tiene plena confianza en Sergiño Dest, y menos en una posición que no es la suya, Òscar Mingueza ya evidenció en Munich los problemas que tiene para jugar en el lateral también a pie cambiado y el único relevo natural, Alejandro Balde, no ha jugado ni un solo minuto desde la llegada del egarense al banquillo azulgrana. Ni siquiera cuando Jordi se lesiona en pleno partido se decide el técnico por sacar al canterano. Significativo.

Todos los partidos son una final para el Barça. El de este domingo en Pamplona también, la lucha está ahora por quedar entre los cuatro primeros y Osasuna pasaría a los azulgranas si vence en El Sadar. Xavi necesita poner a los mejores, pero debe calibrar las consecuencias.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil