El dilema con Quique Setién

La directiva solo se plantea por ahora su continuidad hasta acabar la Liga y Champions

Bartomeu quiere un margen de tranquilidad y las decisiones se aplazan hasta acabar el ejercicio

 El técnico cántabro habló sobre las imágenes del partido ante el Celta | sport

La Liga exprés continuará para el FC Barcelona este domingo en Villarreal. En La Cerámica se disputará una de las últimas cinco finales para decidir el campeonato y Quique Setién se mantendrá al frente del equipo. La directiva comandada por Josep Maria Bartomeu ha decidido actuar con frialdad y seguir con el míster para estos 20 días que restan de campeonato y la intención es que también sea el encargado de comandar al Barça en la Champions League de agosto.

Bartomeu entiende que ahora debe imperar la tranquila. Todos son conscientes y, la propia directiva lo admite, de las tensiones entre algunos futbolistas de la plantilla y el staff de Quique Setién. No hay el mejor ‘feeling’ ni el vestuario acaba de ver claro el método de trabajo actual, pero los dirigentes entienden que sería mucho peor provocar otro incendio con un tercer cambio de entrenador.

Efecto Riqui Puig

Por tanto, Setién seguirá los próximos cinco partidos, salvo debacle o hundimiento total, un escenario que no se contempla después de los dos últimos partidos. Aunque el equipo no pasó del empate ante el Celta y Atlético, se vieron algunos síntomas de mejora. La entrada de Riqui Puig como titular, el mayor protagonismo de Ansu y el espíritu competitivo del equipo invitan a pensar que, como mínimo, el equipo acabará la Liga con dignidad. Es más, el Barça no tira la toalla y van a pelear por el título hasta el final por difícil que parezca en estos momentos. El segundo capitán, Sergio Busquets, ya lo dejó claro al término del partido frente al Atlético.

La directiva confía en que el final sea suficientemente sólido como para creer que se puede eliminar al Nápoles acceder la ‘Final 8’ de Lisboa en agosto. Entonces, tres partidos separarían al Barça de la Champions y en un torneo tan corto cualquier resultado es posible.

Eder Sarabia dando instrucciones a Suárez en el partido ante el Atlético de Madrid | VALENTÍ ENRICH

El margen, por tanto, está marcado, Si en este periodo, Setién logra una mejor dinámica del equipo y las sinergias con la caseta también son más positivas, podría continuar en el ejercicio 2020-21.

Plan B

Eso sí, el escenario puede ser muy distinto si el equipo se cae durante el próximo mes y medio. De no ganar ninguno de los dos títulos y quedar lejos incluso de lograrlos, la directiva ya ha puesto sobre la mesa la opción de cortar el siguiente año de contrato del cántabro.

Setién firmó hasta el 2022, aunque en verano del 2021 podía romperse el vínculo en funciones del ganador de las elecciones. Esta ruptura podría avanzarse un año si el equipo no carbura en las próximas semanas. El míster sabe que para este tiempo está respaldado, como le manifestó la cúpula en su propio domicilio, pero que no tiene un crédito ilimitado.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil