El día que Ilaix Moriba se ganó al vestuario del Barça

A sus solo 18 años, el centrocampista ya ha demostrado tener una gran personalidad

El canterano dejó a sus compañeros asombrados tras el partido de Liga en el Sánchez Pizjuán

Messi bromea con Jordi Alba e Ilaix durante el entrenamiento | FCB

Ilaix Moriba tiene solo 18 años pero ya ha demostrado una gran personalidad, no solo en el terreno de juego sino también fuera de él. El centrocampista del Barça, que va a más en el primer equipo azulgrana, ha entrado con muy buen pie en un vestuario que le ha dado una magnífica acogida. Inteligente, el canterano está sabiendo encontrar su sitio con una mezcla de humildad y a la vez carácter. En ese punto, hubo un día que marcó un antes y un después para Ilaix. Fue la visita del Barça al Sánchez Pizjuán en partido de Liga, encuentro que suponía la tercera participación del jugador con el conjunto de Ronald Koeman tras haber tenido ya minutos contra Cornellà en Copa del Rey y Alavés en Liga.

El citado encuentro se saldó con victoria del Barça por 0-2, con asistencia de Ilaix a Messi en el 0-2. Tras el pitido final, ambos equipos se enzarzaron en una tangana en el túnel de vestuarios. Gran parte de la tensión giró alrededor de la figura de Monchi, ya que los jugadores del Barça defendieron a Koeman y reprocharon al director técnico del Sevilla que hubiera llamado "llorón" al técnico holandés.

Ilaix Moriba tendrá ficha del primer equipo la próxima temporada | Marta Fernández

La temperatura en el túnel de vestuarios fue en aumento hasta el punto de que varios jugadores del Sevilla -uno de ellos era Diego Carlos- se encararon con alguno de los pesos pesados del vestuario azulgrana. En ese momento, y sin pensarlo dos veces, Ilaix decidió meterse de por medio para defender a su compañero. Ni corto ni perezoso, el centrocampista tomó parte del rifirrafe a pesar de la intimidación que pudiera provocarle, por una parte, su edad, y por otra, la envergadura del zaguero del Sevilla.

Ilaix dio la cara por uno de los capitanes como ha hecho toda su vida con sus compañeros, se llame como se llame. Ese gesto no pasó desapercibido en el vestuario azulgrana, que en los últimos meses se ha convertido en una auténtica piña. Tanto es así que, a las pocas horas, el centrocampista ya estaba en el grupo de Whatsapp de la primera plantilla.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil