Así fue el día más especial en la vida de Ilaix Moriba

El canterano debutó con la camiseta del primer equipo del Barça en Cornellà

Lo hizo de titular y realizó un partido muy correcto

Ilaix, tras debutar con el Barça en Cornellà: Hoy casi no he podido dormir | FCB

Ilaix Moriba cumplió el sueño de su vida. Debutar con la camiseta del primer equipo. Y con victoria. Lo estaba peleando desde hacia tiempo. Él lo tenía claro. Se imaginaba al lado de sus ídolos. Pero tenía que trabajar día a día sí lo quería lograr. Y así fue. Su familia sabía que lo lograría y es que Ilaix lleva quemando etapas desde sus inicios en el mundo del fútbol. Es un ganador nato. Si se propone algo, lo consigue.

Como a todos, a Ilaix le hubiera gustado debutar en el Camp Nou y con público. Es el sueño de todo canterano. Después de años formándote en la Ciudad Deportiva Joan Gamper y en el Johan Cruyff, el Camp Nou es la culminación del camino. Pero las circunstancias no se lo han permitido y lo ha disfrutado igual. En Cornellà y sin público. Pero al lado de sus referentes futbolísticos. El que más, Busquets. Aunque no coincidieron en el terreno de juego. Bueno sí, Sergio fue el que entró en su lugar en el minuto 72’. En el partido se le vio como es habitual. Con personalidad. Sin esconderse. Intentando ayudar al equipo ya sea en tareas defensivas como en ataque. Cumplió con nota.

El propio Ilaix fue el encargado de explicar cómo había sido el día de su debut. Por la mañana, el centrocampista se ejercitó en la CE Joan Gamper a las órdenes de Ronald Koeman. Tras el entrenamiento, Moriba ya sabía que sería titular por la noche en Cornellà. Se moría de ganas. Quería que llegara ya el momento. Tanto es así que reconoció en los micrófonos de Barça TV que “desde que me dijo el entrenador que iba a estar en la alineación ha sido algo que... bueno, llegué a casa y no pude dormir. Estamos muy felices con el club, sobre todo con el míster, muy agradecido, así como con todos mis compañeros que han hecho posible que yo pueda jugar bien".

Tras finalizar el encuentro se fue para su domicilio. En el asiento del copiloto, como siempre. Y es que solo tiene 18 años. Y recién cumplidos. Su carrera solo acaba de empezar. Ayer puso la primera piedra del castillo que quiere crear. Y lo quiere hacer de azulgrana. Al lado de su amigo Ansu Fati. Ambos sueñan en jugar juntos en el Camp Nou. Y cada día está más cerca. De la Masia al Camp Nou. El camino perfecto.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil