El día en el que el Barça perdió la posesión en Vallecas

HISTORIA SPORT

Tras cinco años de dominio aplastante con Guardiola y Tito a los mandos, el cuadro azulgrana perdió por primera vez la posesión ante el Rayo de Jémez (49%)

Pese al 0-4, las voces más críticas y radicales del estilo empezaron a cuestionar al preparador argentino por no haber sido fiel al 'ADN' Barça

El Tata Martino se saluda con Paco Jémez en el Rayo-Barça de la 2013-14
El Tata Martino se saluda con Paco Jémez en el Rayo-Barça de la 2013-14 | Marc Casanovas

Si algo ha demostrado la afición del Barça, o al menos una parte, es que no le sirve ganar sin jugar bien. También es cierto que las épocas más doradas del club corresponden a años donde el equipo llevó el juego a otra dimensión. Hablamos de la época Cruyff y Guardiola, claro. Así, conceptos como 'juego de posición', 'tercer hombre' o 'toco y me voy' se fueron asimilando poco a poco en el imaginario azulgrana, creando también otros más generales que los conjuntaran todos, como el de 'ADN Barça'.

Un término, por cierto, que hoy en día está cuestionado, en la misma intensidad que lo está Koeman. El neerlandés creció como jugador con las ideas de Cruyff, pero su Barça se parece poco al del 'Dream Team'. Sea por jugadores o conceptos, al actual preparador del Barça se le cuestiona ya no solo por los resultados, sino por cómo está jugando su equipo, sobre todo en partidos importantes. Algunos los ha ganado, pero no es suficiente. No es al primero al que le sucede algo parecido, y sino que le pregunten al 'Tata Martino'.

Este miércoles el FC Barcelona visita Vallecas para enfrentarse al Rayo Vallecano, un rival que le es propicio en los últimos años, donde ha ganado en ocho ocasiones consecutivas. Pero hubo una victoria que marcó un antes y un después: la del 21 de setiembre de 2013. Aquel día, Martino entendió qué significaba dirigir a un transatlántico. "El Rayo, la Liga pasada, fue el segundo equipo con más posesión detrás del Barcelona, hay que atender a la forma de jugar de cada equipo. En su campo, con dimensiones más pequeñas, favorecen a la presión que hacen y a la circulación de la pelota", se justificó un par de días después.

¿El motivo? El Barça había perdido la posesión por primera vez después de cinco años de dominio absoluto de esa faceta con Guardiola y Tito Vilanova al frente del banquillo azulgrana. Ambos entrenadores jamás habían negociado el famoso estilo Barça, por más que el rival apretara arriba y dejara auténticos latifundios a la espalda de la defensa. Tampoco lo había hecho hasta ese día el 'Tata' Martino, pero creyó que el Rayo era un rival propicio para probar otras formas de atacar, de sorprender al rival. Así, aparcó la posesión y dejó que los de Jémez cayeran en la trampa.

El Barça ganó aquel partido por un contundente 0-4, sin hacer nada del otro mundo, pero el entrenador argentino salió 'tocado' de aquel asalto. Se negoció el estilo después de una época dorada para tratar de ser menos previsible. Unos retoques que Luis Enrique llevó a un nivel superior, 'obligado', en parte, por la presencia de una tripleta arriba que 'condenaba' al equipo a partirse, pero que era tremendamente efectiva: Messi, Suárez y Neymar.

Ahora, sin ninguno de ellos en la plantilla, a Koeman se le exige volver a los orígenes, a ganar los partidos desde la posesión, a intervenir en la pizarra para dominar al rival. A volver, al fin y al cabo, a un 'ADN Barça' que el 'Tata' Martino perdió un día en Vallecas.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil