Dembélé, el renacido

Dembélé, el renacido

Así recibió el Camp Nou a Dembélé | sport

El francés finaliza la pretemporada como el máximo goleador del equipo, con cinco dianas

Ovacionado por la afición en la presentación del Gamper, el 'mosquito' arranca -por fin- el curso de su 'graduación'

Lejos quedan los pitidos y los abucheos. También los castigos del club dejándole fuera de algunas convocatorias a expensas de resolver su futuro contractual. Lo hizo tarde, más bien fuera de tiempo -la puntualidad nunca ha ido de la mano del francés-, pero desde que firmó su renovación, Dembélé parece haber empezado a demostrar sus galones.

Y no es para menos. Ousmane encara su sexta temporada como blaugrana, siendo el delantero más veterano del equipo y el sexto jugador de la plantilla que más años lleva jugando el Camp Nou. Lejos también parece haber quedado su interminable historial de lesiones. Desde la llegada de Xavi al banquillo, el extremo se ha impuesto triunfar con el escudo del Barça bordado al pecho.

Las defensas a ultranza del técnico blaugrana en infinidad de ruedas de prensa han servido para que Dembélé se percate del fútbol que atesora en sus dos piernas. Finalizó la temporada con muy buenos registros de asistencias -13 en total, el que más de toda la Liga- y esta temporada ha despertado su olfato goleador.

Del rey de las asistencias a líder goleador

Ousmane cierra el capítulo de seis amistosos de verano como el máximo goleador del equipo con cinco dianas: una contra el Inter Miami, New York Red Bulls y Pumas, y dos frente a la Juventus. En el Trofeu Joan Gamper fue el encargado de situar el 4-0 en el marcador con un disparo potente y raso al palo corto del portero, pocos minutos después de que la afición subiese los decibelios del Estadi cuando el 'speaker' anunció su nombre por megafonía en la presentación de la nueva plantilla.

Se abrió el debate sobre quién debería ser el teórico extremo derecho con la llegada de Raphinha, pero la conexión entre el brasileño y el galo ha sido más que notable en estos partidos veraniegos. Ambos han demostrado a Xavi que son compatibles, intercambiándose de bandas, y que harán méritos para ser de la partida. Más vale tarde que nunca. O eso dicen. Pero esta debe ser la temporada en que Dembélé demuestre su calidad con regularidad.