Dembélé, más fuera que dentro

Los agentes del delantero tensaron la cuerda en exceso en una cumbre que dejó malas sensaciones en el club

El futbolista quiere seguir y se espera reconducir la situación, pero hubo momentos de tensión y las posturas se han vuelto a alejar

FC Barcelona - Benfica: Dembélé volvió a jugar | TELEFÓNICA

Malas sensaciones tras la última cumbre entre los representantes de Dembélé y el club azulgrana. Las negociaciones no se pueden dar por rotas, pero ahora mismo, y a falta de 48 horas para que Ousmane sea libre de negociar con quien quiera, el delantero francés está más fuera que dentro del Barça. 

Lo que tenía que ser en principio la reunión definitiva para sellar la renovación del ‘mosquito’ durante las dos próximas temporadas se convirtió en una cita incómoda y como pudo saber SPORT, con algunos momentos de tensión al no dar crédito desde el club a las pretensiones económicas con las que se descolgó el representante del futbolista, Moussa Sissoko. Según una información del periodista Gerard Romero en su canal de Twitch, reclamó 40 millones de euros brutos de nómina y una prima de renovación de 20 millones. 

Jugar con una posición de privilegio

Ahora mismo, lo único que sigue dando una cierta esperanza en los despachos del Barça es la firme voluntad del futbolista de continuar vistiendo de azulgrana. Se cree que los agentes se encuentran en una situación de privilegio, pues son conscientes de que el club necesita renovar a Dembélé para cuadrar el fair-play financiero y poder inscribir a Ferran Torres, y juegan con esta prisa, tensando la cuerda al máximo y realizando peticiones que están muy alejadas de la realidad. 

Dembélé es feliz en Barcelona y su pretensión es la de continuar, pero al fin y al cabo, son sus representantes los que negocian y en el Barça ya hay agotamiento porque un día es una cosa, y al siguiente, la contraria. El ambiente ya estaba enrarecido desde hacía un tiempo, y ahora, con más motivo todavía. Desde el club también se espera que sea el propio jugador el que tome de alguna manera las riendas y si su deseo es el de seguir vistiendo de azulgrana, que lo demuestre y no permita que se pueda subastar su futuro.

No se pierde la esperanza

En el club siguen confiando en que se revertirá la situación, aunque no se esconde que esta última cumbre ha supuesto un duró revés en el proceso negociador, pues el cansancio se acumula y las urgencias para inscribir a los fichajes están ahí. Ahora mismo, es imprevisible saber cómo terminará todo, en los próximos días habrá una nueva reunión en la que volver a acercar las posturas ahora distanciadas.

La continuidad de Ousmane Dembélé es prioritaria para el Barça, ya no solo por lo que supone de librarse de masa salarial con el nuevo contrato, sino sobre todo porque realmente es un jugador en el que confía ciegamente Xavi Hernández. Pero en el tejado de sus agentes está encauzar de nuevo las conversaciones, olvidar las malas sensaciones y encontrar la vía para alcanzar un acuerdo que se demora más de la cuenta.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil