Dembélé y la cronología de una muerte anunciada

Dembélé y la cronología de una muerte anunciada

Linares - FC Barcelona | Dembélé puso la tranquilidad con este gol desde fuera del área | RFEF

Su lesión durante la Eurocopa imposibilitó que el Barça le pudiese encontrar una salida en verano

Después de seis meses de negociación y diferentes ofertas de renovación, el club trabaja en finalizar su etapa como blaugrana este mes

19 de junio de 2021 y una lesión que inicia un final de la etapa de Dembélé con el Barça. Ese día, el delantero cayó lesionado con la selección francesa en la segunda jornada de la fase de grupos de la Eurocopa, frente a Hungría. Aquella fue la última de las 13 lesiones que le han mantenido alejado de los terrenos de juego desde que llegó al Camp Nou en 2017.

El Barça estudiaba vender al futbolista en aquel mercado de fichajes, en vista de que su contrato como blaugrana finalizaba el verano siguiente. Aquella desinserción del tendón del bíceps de la rodilla derecha obligó a los blaugrana a mantenerlo en el club durante la temporada que estaba a punto de comenzar. Cuatro meses en el dique seco.

Su reaparición fue recibida como agua de mayo, puesto que su lesión no era la única: Ansu Fati y Pedri también estaban en la enfermería. Koeman insistía en que "es lo que hay" ante los malos resultados y debido a la falta de efectivos en la delantera. El neerlandés fue despedido en octubre y llegó Xavi para tomarle el relevo en el banquillo del Camp Nou.

En su presentación, el técnico egarense hizo pública una defensa a ultranza de Dembélé, asegurando que podía llegar a ser el mejor futbolista en su posición. Las muestras de apoyo al francés por parte de Xavi fueron reiteradas públicamente, pero la reciprocidad nunca salió a la luz. De hecho, el galo no se ha perdido ningún partido de entre los que ha estado disponible desde el relevo en el banquillo.

De mosquito a moscardón

El Barça inició los contactos para llevar a cabo su renovación hace seis meses. A pesar del interminable historial de lesiones que arrastra el galo -ha estado lesionado en 102 partidos de los 231 que han disputado los blaugrana desde su fichaje- y del poco bagaje goleador -31 goles en cuatro años y medio, lo que supone un tanto cada cuatro partidos-, Xavi seguía confiando ciegamente en él y le consideraba a pieza clave en el proyecto deportivo y un pilar fundamental en la reconstrucción del nuevo Barça.

Hubo diferentes ofertas de renovación sobre la mesa para lograr la continuidad de Dembélé en el Camp Nou, pero las utópicas y astronómicas pretensiones de su agente, Moussa Sissoko, para prolongar su vinculación hicieron imposible un entente entre ambas partes. Sueldazo estratosférico y comisiones elevadísimas para el futbolista y su representante como condiciones para estampar su firma en el nuevo contrato.

A 20 de enero y a doce días de que se cierre el mercado de fichajes de invierno, el Barça ha dicho basta y se ha plantado con Dembélé. Desde el club entienden que el jugador no está comprometido con el proyecto y que no quiere renovar, por lo que tratarán de encontrarle una salida este mes que sea beneficiosa para ambas partes. La primera consecuencia ha sido apartarlo del equipo y dejarlo fuera de la convocatoria para enfrentarse al Athletic en los octavos de la Copa. Como ya sucedió con Ilaix Moriba el pasado verano, el Barça está demostrando que la institución está por encima del resto y sigue creando precedentes ante futuribles nuevos actos de rebeldía y falta de compromiso.