Dembélé, al arma secreta de Koeman le faltó puntería

La posición centrada de Ousmane en ataque le hizo mucho daño al PSG

El 'Mosquito' estuvo muy activo y protagonista, pero no tuvo el punto de mira ajustado

Ousmane Dembélé no estuvo fino de cara a puerta y erró varias ocasiones claras ante el PSG | MEDIAPRO

Ousmane Dembélé dejó la banda para sorpresa de Mauricio Pochettino y el PSG al completo. Un arranque de genialidad de Ronald Koeman en la pizarra que sembró el caos en la defensa capitalina, a merced del 'mosquito' sobre todo en el primer tramo del partido. Lejos de sentirse incómodo en la posición de '9', acompañado en el ataque por Antoine Griezmann, Dembélé supo interpretar a la perfección los movimientos propios de un 'killer' y acaparó el protagonismo de las acciones ofensivas.

Un peligro constante

'El Mosquito' lo hizo todo para picar y hacer daño, pero le faltó ajustar la portería. Hasta cuatro ocasiones tuvo en la primera mitad, las más peligrosas, un zurdazo a los 19 minutos tras escaparse de Marquinhos que obligó a una gran estirada de Keylor Navas y un derechazo pasada la media hora en la que volvió a emplearse el meta costarricense.

Eléctrico, no solo generó ocasiones, sino que también las permitió, pues arrastró a los centrales del París Saint-Germain con su movilidad y permitió que Messi y Griezmann encontraran muchos espacios.

Ousmane Dembélé jugó de delantero centro en París

| VALENTÍ ENRICH

Más vigiliado en la segunda mitad

Aunque Ousmane Dembélé lo continuó intentando tras el descanso, Pochettino aprovechó el paso a los vestuarios para ajustar su marcaje y ya no pudo hacer tanta 'sangre' en la espalda de los centrales. El francés entonces se alejó algo del interior del área, aunque sin regresar al carril. Una posición intermedia, tanto por izquierda como por derecha, es lo que tiene ser ambidiestro, que también creó dudas a los parisinos, pero le limitó a ser más pasador que rematador. Para una que tuvo en los segundos 45 minutos, no llegó por los pelos a conectar una muy buena asistencia de Jordi Alba.

Dembélé estuvo incisivo incluso en los lanzamientos de córner, muy ajustados buscando la entrada desde atrás, por ejemplo de Busquets, en una de las acciones más claras para desnivelar el empate.

A los 78 minutos, Koeman decidió sustituir a Ousmane, quizás consciente de que la remontada era ya una quimera y el 'Mosquito'0 es muy importante para lo que queda de campeonato, la recta final de la Liga y la finalísima de la Copa del Rey. En París, el técnico holandés descubrió a un '9'.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil