Decepción en el Barça por el 'caso Umtiti'

Decepción en el Barça por el 'caso Umtiti'

Así se recupera Umtiti de la fractura del quinto metatarsiano del pie | FCB

El club blaugrana daba ya por cerrada su salida al Rennes

La entidad barcelonista lleva tres veranos buscandole destino

El Barça ha encajado con decepción la marcha atrás del Rennes en su interés por incorporar a Samuel Umtiti. Las negociaciones estaban tan adelantadas que el central francés había viajado a Francia para cerrar el acuerdo. Umtiti había hablado incluso con el técnico del conjunto rojinegro, Bruno Genesio, pero reticencias dentro de la entidad sobre su estado físico y la posibilidad de hacerse con los servicios de Morato, el prometedor central brasileño del Benfica, han echado al traste la operación.

En el seno de la entidad blaugrana daban ya por segura la salida de Umtiti y ahora la dirección deportiva deberá empezar de nuevo el proceso de encontrarle un destino. La sensación es de decepción y frustración después de dos años de tira y afloja con el futbolista.

Éste es el tercer verano que el Barça intenta desprenderse de un Umtiti que no ha levantado cabeza desde el Mundial de Rusia 2018. El central jugó aquel torneo con problemas en la rodilla y tras proclamarse campeón no quiso pasar por el quirófano. El resultado es que ya no ha vuelto a alcanzar su nivel competitivo.

En verano de 2020, el Barça tenía muy adelantadas las negociaciones con la Roma, pero Umtiti se negó en redondo a abandonar la disciplina blaugrana. Una postura que ha mantenido en todas y cada una de las ventanas de mercado hasta ahora. Manchester United, Inter, Arsenal, Nápoles y, muy especialmente Olympique Lyon, Olympique Marsella y Rennes, han tanteado su incorporación. Y la respuesta siempre ha sido la misma.

El problema siempre ha radicado en la renovación que su hermano y representante, Yannik Umtiti, le arrancó al Barça antes del Mundial de Rusia, bajo la amenaza de pagar los 60 millones de su cláusula de rescisión para unirse al Manchester United de José Mourinho. Con 16 millones anuales, el Barça le situó en la segunda escala salarial del vestuario, a la altura de Iniesta o Luis Suárez. Y claro, salir del Barça hubiera supuesto para Umtiti, rebajar ostensiblemente esos emolumentos.

Tras la ampliación de contrato aceptada por el futbolista durante el pasado mercado de invierno para hacer posible la inscripción de Ferran Torres, las cosas han cambiado. Umtiti aceptó una rebaja del 10 por ciento y dividir los aproximadamente 22,5 millones que le quedaban por cobrar en cuatro años. Dicho de otra forma, la ficha actual del central francés no llega a los seis 'kilos' anuales.

La situación con Umtiti llegó a ser tan tensa que el Barça se planteó incluso la rescisión de su contrato hasta en dos ocasiones. La primera, el pasado verano. La segunda, durante el último mercado de invierno, antes de que el central aceptara adecuar su salario para rebajar la masa salarial del vestuario.

Aún así, la Fiorentina desestimó su cesión por no poder asumir esa cifra. El Rennes parecía que sí estaba dispuesto a asumirla. Los rojinegros tanteaban su incorporación por tercera vez y parecía que iba a ser la vencida. No ha sido así y el Barça empieza a desesperarse, ya que de todos los descartes solo ha podido dar salida a Philippe Coutinho y Clément Lenglet, al margen de los tres futbolistas que acababan contrato, Luuk de Jong, Adama Traoré y Dani Alves.