Sport.es Menú

El decálogo de la final de Copa

Mentalmente, los de Valverde son conscientes de lo mucho que se juegan esta noche y lo que significaría perder esta final de Copa ante el Sevilla

La presencia de Busquets, Rakitic, Iniesta y Coutinho en el centro del campo y el factor Messi deben hacer que la balanza caiga del lado del Barça

Messi siempre decide las finales
Messi siempre decide las finales | Valentí Enrich

1. Favoritismo: Llega el FC Barcelona como claro favorito en los pronósticos, más aún tras el gravísimo traspié en la Champions. De manera que la presión estará del lado azulgrana. Mentalmente los de Valverde son conscientes de lo mucho que hay en juego y lo mucho que perderían caso de caer ante el cuadro andaluz. El Sevilla si vence conseguirá un triunfo que convertirá su temporada en histórica, título, y cuartos de final de Champions. La derrota sería aceptada como algo normal, sin tener que rasgarse las vestiduras y recordar que el Sevilla ante los grandes equipos esta campaña, ha plantado cara y ha jugado francamente bien.

2. Irregular: El equipo de Montella sigue en busca de conseguir el equilibrio y la estabilidad en su juego. Es capaz de lo mejor y de lo peor. Su juego peca de discontinuidad, se mueve mucho por oleadas y es capaz de golear del mismo modo que es capaz de caer goleado. Todo ello sucede en un mismo partido, como ya ocurrió en el último envite disputado en el Sánchez Pizjuán, donde pudo golear al Barça y acabó empatando en los últimos minutos.

3. Protagonismo de Banega: La mucha o poca participación de Ever Banega en el juego sevillista marcará el juego de su equipo. Es el alma creativa del Sevilla, el que le da sentido al juego combinativo. Si Banega juega, el Sevilla puede llevar la iniciativa del duelo, cosa que pocos conjuntos consiguen ante el FC Barcelona. Viene a recibir prácticamente de los centrales para iniciar la mayoría de las acciones de ataque de su equipo, aunque también es cierto que arriesga en exceso en la salida de balón, protegiéndolo, y en ocasiones se ha llevado algún susto al perderlo en esas salidas.

4. Por dentro y por fuera: Los de Montella tienen capacidad para producir fútbol tanto por fuera –laterales, Sarabia, Correa– como por dentro. Escudero aparece como lateral largo pero también al igual que Marcelo en el Real Madrid, le gusta aparecer por dentro. Si unimos el juego de toque de Banega, N’Zonzi y Franco Vázquez, que saben triangular de maravilla y consiguen imponerse, el Barça puede sufrir sin balón.

5. Sin el goleador nato: Parece faltarle un ‘killer’ de área. Han alternado Ben Yedder y Muriel la posición de hombre referencia en ataque e incluso ahora se habla de la posibilidad de que sea el ex blaugrana Sandro su primer atacante, significativo que ninguno de los dos primeros ha mostrado esa capacidad goleadora que cualquier equipo de la entidad de los sevillistas debería tener en su plantilla.

6. El papel de Busquets: Se lesionó y el equipo lo acusó tremendamente. Insisto en la importancia de Busquets en el equilibrio del juego del Barça. Sin duda pieza clave, no solo en el aspecto defensivo como se decía en temporadas pasadas y que en esta con la ayuda de un gran Rakitic ha mejorado. También lo es en la faceta ofensiva, tanto en la generación de juego en su salida como en darle continuidad y sobre todo a la hora de realizar esa presión alta que es la virtud diferencial del Barça respecto al resto de los equipos. Que vuelva a estar en las mejores condiciones es una garantía para los de Valverde.

7. Más toque: Frente a un conjunto como el Sevilla al que también le gusta tocar y tener la posesión del balón, la presencia probable de Coutinho junto a Iniesta, Messi, Rakitic y como decíamos Busquets, permitirá a los barcelonistas tener ayudas y líneas de pase constantes y al mismo tiempo intercambiar posiciones y generar muchos más espacios libres, al mismo tiempo que obligará a los sevillistas a desgastarse mucho a la hora de intentar recuperar el balón.

8. La banda de Alba: Habitualmente ya es la banda preferente en el juego ofensivo del Barça, por ese gran entendimiento de Messi e Iniesta con Jordi Alba. Tener enfrente a Jesús Navas como lateral puede parecer más asequible incluso, pero también es cierto que el protagonismo de Navas por su calidad y profundidad en ataque podría limitar las incorporaciones atacantes del catalán. Pero a priori Iniesta y Alba deben ser muy superiores a Sarabia y Navas.

9. Factor Messi: Esa es la gran ventaja del Barça respecto al resto de los equipos. Pocas finales pierde Messi con su Barça y es elemento diferenciador. Además el Sevilla es uno de  sus rivales preferidos. Querrá finalizar cuanto antes sus compromisos con el Barça, y éste, junto al clásico, serán probablemente sus dos últimos partidos importantes cara a centrarse en el Mundial de Rusia.

10. Salvar la temporada: Hasta yo mismo me sorprendo de lo que estoy escribiendo. Tal vez me haya dejado influenciar por otras opiniones, pero el fracaso de Roma hace que el Barça necesite hacer el doblete para salvar el curso, cuando en cualquier otra circunstancia, en temporadas anteriores incluso, el doblete sería significativo de una gran campaña.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil