Debut triunfal y accidentado del Barça B en L'Escala

Debut triunfal y accidentado del Barça B en L'Escala

El Barça B se llevó este martes una victoria en su primer partido de la pretemporada al salir victorioso en L'Escala en un accidentado partido que fue suspendido a quince minutos del final debido a una torrencial lluvia que empañó ligeramente uno de los actos del Centenari del modesto conjunto de Segunda Catalana y que sirvió para que el filial estrenase la segunda equipación de la 'senyera'.

El encuentro arrancó con toda una declaración de intenciones por parte del filial del Barça con Sergi Samper y Dani Nieto como futbolistas más activos. El interior se mostró muy participativo dando fluidez al juego del equipo mientras que el recién llegado sorprendió a la zaga local apareciendo por ambas bandas al intercambiar su posición constantemente con Miguel Maza y Joan Roman.

Roman, Nieto y Samper entran en acción

El primer aviso serio azulgrana llegó muy rápido, en el minuto 3, cuando un saque de esquina ejecutado por Roman lo cabeceó certeramente el propio Nieto desde el segundo palo, obligando al meta local Quesada a sacar una gran mano.

Apenas cinco minutos más tarde llegaría el primer tanto de la tarde. Joan Roman aprovechó una buena cesión de Maza para realizar un rápido 'slalom' desde el extremo izquierdo y ejecutar un potente disparo por bajo que hizo inútil la estirada de Quesada.

Gran reacción local tras el 0-1

El tanto de Roman no apagó los ánimos del conjunto local, que tras el 0-1 reaccionaría para disponer de sus mejores ocasiones. 'Nani' fue el primero en poner en apuros a la zaga azulgrana al quedarse a las puertas de aprovechar un despiste defensivo de Bagnack -que este martes ocupó el carril derecho abandonando el puesto de central-. Masip, sin embargo, estuvo muy atento y su rápida salida por bajo aireó el peligro, tal y como debería hacer un minuto más tarde, en el 13, para detener un disparo seco de Sile Camara desde el extremo derecho.

El Barça ya había tomado buena cuenta de las intenciones de L'Escala de seguir peleando por el partido y sus jugadores más ofensivos intentarían retomar el protagonismo. Dani Nieto, algo revolucionado en algunos compases de la primera mitad -se ganó, incluso, una amarilla-, volvió a aparecer para reclamar su cuota de protagonismo.

Del susto de Gil al cañonazo de Roman

Cumplidos los primeros veinte minutos de juego llegaría la gran ocasión local del primer tiempo, cuando Gil consiguió ganar la espalda a la defensa azulgrana tras un desplazamiento en largo para plantarse en solitario ante Masip, que realizó una soberbia intervención para evitar la vaselina del delantero local.

Los avisos de L'Escala eran evidentes y el filial necesitaba cuanto antes un golpe de efecto. El encargado de asumir la responsabilidad sería Maza, al protagonizar una rápida internada por el extremo izquierdo que finalizó con un peligroso centro al corazón del área al que no llegó Quintillà pero que no desperdició nuevamente Roman en segunda instancia. El ex del Manchester City controló el balón en dos tiempos y fusiló a Quesada, haciendo inútil la desesperada intervención de varios defensas bajo palos.

A partir del 0-2 la pasión local se apagó ligeramente, a pesar de la buena entrada que presentaba el estadio. Y es que hasta el pitido arbitral que indicó el descanso las principales ocasiones tendrían sello azulgrana, con un disparo lejano de Babunski y dos buenas apariciones de Roman.

Lluvia de cambios y tormenta de verano

Tras el descanso Eusebio Sacristán aprovecharía para dar minutos a todos sus hombres y tan solo Bagnack y Maza repetirían entre los once elegidos. Precisamente, sería el centrocampista cántabro el que dispondría de la primera ocasión clara tras la reanudación al ejecutar un buen disparo a balón parado que pasó fregando la escuadra, mientras que Kiko Femenía tomaría el relevo minutos más tarde con un disparo centrado que exigió un sobrio blocaje de Quesada.

Cumplido el primer cuarto de hora del segundo tiempo se desataría una auténtica tormenta de verano en L'Escala que obligaría a muchos aficionados, ataviados con ropa estival, a abandonar las instalaciones y que dificultaría el juego combinativo del filial, minimizando por completo las triangulaciones entre Espinosa, Ilie y Calvet.

La torrencial lluvia caída sobre el estadio de L'Escala obligaría al colegiado del encuentro a detener el juego a un cuarto de hora para el final, tras contar con el beneplácito del cuerpo técnico de ambos equipos. Tanto Eusebio como 'Pitu' Batlle consideraron innecesario prolongar la 'agonía' y apostaron por preservar la condición física de sus hombres dejando el marcador final en un 0-2, gracias al doblete de Joan Roman en la primera mitad.