Sport.es Menú

Cumbre en Brasil por Marquinhos

Barça, PSG y Marquinhos van camino de cerrar en Brasil aquello que no pudieron concretar en Barcelona y París. El esperado traspaso del central brasileño trasladará su centro mediático hasta el corazón del Mundial de fútbol. Y es que aprovechando el inicio del mayor evento futbolístico, emisarios de ambos clubs y el propio futbolista tendrán una excelente oportunidad para retomar las negociaciones y encarrilar de una vez por todas el pase del jugador.

Tomàs Andreu

Buena parte del trabajo ya está hecho, aunque queda el detalle final: el precio de la operación. Barça y Marquinhos sentaron las bases de su acuerdo hace días. Un contrato largo y una salario que respeta los cuantiosos ingresos del joven central en el PSG. Con el futbolista atado y dispuesto a vestir la camiseta blaugrana cuanto antes, solo falta que la entidad parisina fije el montante, tase la inclusión de Dani Alves y cierre la forma de pago. Un proceso negociador que la semana pasada no se pudo llevar a cabo después que el PSG, siguiendo las consignas de su entrenador, Laurent Blanc, y dirección deportiva, frenara los contactos hasta que el club cubriera su vacante en el centro de la defensa. La marcha de Alex y la probable salida de Marquinhos requerían un refuerzo de última hora que presentó algún que otro contratiempo.

Las negociaciones se retomarán en los próximos días coincidiendo con el Mundial de Brasil. Hasta tierras brasileñas se ha desplazado Raül Sanllehí para estar presente en el inicio mundialista y atender a los múltiples contactos que el club ha cultivado en ese país. Pero el ejecutivo blaugrana tiene un encargo muy especial en su agenda. Barça y PSG trabajan para celebrar una cumbre que debe desencallar la operación del central.

Fuentes parisinas han confirmado que el presidente del PSG, Nasser Al-Khelaïfi también viajará hasta Brasil para resolver múltiples cuestiones pendientes. El tercer implicado, Marquinhos, disfruta de sus vacaciones y estos días se relaja en Sao Paulo. En resumen, el escenario idóneo para albergar una cumbre que acelere la incorporación del defensa.

La operación puede parecer algo rocambolesca si no fuera porque se ha convertido en un modus operandi habitual en el Barça. Solo hace falta echar la vista atrás unos pocos meses para recordar cómo el club blaugrana concretó la delicada incorporación de Neymar. Las reuniones en Brasil fueron una constante y Raül Sanllehí fue una pieza fundamental en todo el entramado negociador. Ahora, en el caso de Marquinhos, se repetirá la historia.

En las oficinas de la Ciutat Esportiva no se masca ninguna tensión al respecto del tema del central del PSG. Existe un convencimiento pleno que el futbolista será la pieza fundamental para reforzar el centro de la defensa de Luis Enrique. Con el jugador amarrado y el compromiso del club parisino de negociar la salida con voluntad de cerrar el traspaso, se da por descontado que solo se trata de cuadrar números y enmarcar el pase de Dani Alves a París. Detalles importantes, pero que no son susceptibles de dar al traste con una operación considerada de primer nivel por el Barça y que, tras numerosas incertidumbres, ha arrancado el visto bueno del técnico Laurent Blanc y del propio Nasser Al-Khelaïfi.

El fichaje se encuentra en la recta final y solo es cuestión de perfilar los detalles definitivos que den paso a la entrada en acción de los gabinetes jurídicos de los respectivos clubs. La cumbre en Brasil debe sentenciar un proceso negociador que otra vez se ha prolongado más tiempo del previsto. Esta vez, desde Barcelona y París se estará pendiente del visto bueno final que debe llegar propiciado por el Mundial de Brasil. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil