Así se gestó un fichaje de seis meses

El Barça llegó a pensar que su fichaje era casi imposible, pero nunca dejaron de hablar con Cou

El Liverpool llegó a colgar el teléfono a finales de agosto en unos días que hubo máxima tensión

En su mejor actuación esta temporada en la Champions, Coutinho marcó un hat trick en la goleada del Liverpool ante el Spartak | BEINSPORTS

Era inicios de junio y el nombre de Coutinho no estaba encima de la mesa del Barça. Nadie del club se planteaba su fichaje a corto plazo porque el objetivo era intentar incorporar a Verratti costase lo que costase. Pero la marcha de Neymar lo cambió todo y el brasileño se convirtió en prioridad absoluta.

Era el perfil perfecto para dar un salto de calidad tras la fuga de su compatriota y el Barça tenía el dinero suficiente para firmarlo. Han tardado seis meses en conseguirlo y el club no ha cantado victoria hasta que ha estado todo ligado

Máxima tensión

El Barça contactó con el Liverpool a través de los agentes de Coutinho. Kia Jooorabchian se ha convertido en el gran aliado blaugrana durante los últimos meses. El agente del brasileño medió entre los dos clubs y vio opciones de cerrar la operación en el mes de agosto, pero pasó algo que enturbió todo el proceso

El Liverpool se cerró en banda a partir del 15 de agosto. Y ese algo fue una reunión de su técnico, Jürgen Klopp, con los propietarios del club red. O Coutinho se quedaba o él se iba. El técnico alemán dejó claro que el Liverpool tenía opciones de luchar por la Premier y que el brasileño era pieza básica en su esquema. Y, a esas alturas, era inviable cambiar su proyecto.

El Liverpool cerró la puerta. Tanto, que Coutinho amenazó en ponerse en rebeldía. Mientras tanto, en el Barça recuerdan que el club inglés les colgaba el teléfono de forma continua. No es que no aceptasen sus ofertas, es que ni siquiera podían contactar para mejorar las propuestas. El nivel máximo de tensión llegó en los últimos días de mercado.

El Barça fue con todo. Hablaron con los propietarios del Liverpool y éstos, con educación, dieron el tema por finiquitado. Ni fue efectiva una reunión del propio Coutinho a pocos días de cerrar el mercado implorando casi su marcha.

Quería vestir de blaugrana como fuera. No le dejaron ir, pero el brasileño consiguió que el Liverpool le prometiese negociar su salida en enero o en junio, dependiendo de las circunstancias deportivas.

A estas alturas es imposible que el Liverpool pueda ganar la Premier y esa vía seguía abierta. Los agentes del jugador mantuvieron viva la llama durante todos estos meses y esperando que el Barça se animara a un nuevo intento.

Tras meditarlo mucho, el club blaugrana se vio con músculo financiero suficiente para intentarlo. Han ido con todo y finalmente lo han logradoUn fichaje que ha costado meses y que será histórico en el Barça. Es su inversión más alta.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil