Quique, confinado en su casa y con reuniones diarias con su staff

El técnico mantiene el contacto con la secretaría técnica para planificar el próximo curso

También lo hace con Josep Mª Bartomeu, que le pone al día de las previsiones del club

El mensaje de Setién: Tenemos que ser responsables, piensa en el riesgo | @FCBarcelona

Quique Setién, entrenador del Barcelona, se escapó por los pelos. Llegó a Barcelona a mitad de enero y lo primero fue instalarse en un hotel próximo al Camp Nou. Como el resto de integrantes de su equipo. Estuvo residiendo allí en sus primeras semanas hasta que encontró una casa de alquiler.

De esto hace poco, muy poco, con el tiempo justo para que el confinamiento se produjera en su casa y no en el hotel. El técnico azulgrana, que hasta ese momento vivía en Barcelona sin su familia que estaba en el norte de España, está ahora acompañado de su esposa y de su hija, que se ha desplazado a Barcelona aprovechando el parón escolar.

En su casa, Quique Setién está sin entrenar pero en contacto constante con las diferentes esferas del club, las que quiere controlar porque ya dijo desde sus inicios que él no iba a controlarlo todo. Ni quería.

Reuniones telemáticas

Así pues, diariamente, se reúne vía telemática con los integrantes de la secretaría técnica con la idea de planificar la próxima temporada. El técnico participa activamente en estas decisiones sobre los jugadores que deben llegar y los que deberían salir.

En otro orden de su rutina diaria están también las reuniones que mantiene con los integrantes del staff técnico que controlan a los jugadores. Las reuniones, también con ellos, son diarias con la idea de estar al día de los trabajos de entrenamiento que los jugadores efectúan de forma individual, en sus respectivas casas.

Setién, en el día de su presentación en el Camp Nou | VALENTÍ ENRICH

En algunos casos, incluso, el propio Quique Setién contacta con los propios jugadores para conocer de primera mano su estado físico y anímico. Especial hincapié hace el técnico con los lesionados, como es el caso de Dembélé, Suárez, Sergi Roberto o Arthur, jugadores todos ellos de baja por lesión.

Con quien también despacha vía telemática es con el presidente Josep Maria Bartomeu, que le pone al día de los diferentes aspectos de la actualidad y de las decisiones a nivel de la Liga, UEFA o federativas para saber qué realidad se encontrará una vez se reanude la temporada. Quique Setién quiere contemplar los diferentes escenarios para prever las reacciones que puede tener en cada una de ellas. Porque una cosa es empezar la temporada con, por ejemplo, Luis Suárez recién recuperado de su lesión o incluso con Dembélé y otra es no poder contar al 100 por cien con ellos.

Quique Setién está encerrado en casa, no puede hacer lo que más quiere y se tiene que conformar con controlar a su equipo.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil