La conjura del vestuario del Barça

HISTORIA SPORT

La conjura del vestuario del Barça

Xavi analizó el partido ante el Sevilla en los micrófonos de Movistar | Movistar

Los jugadores están más enchufados que nunca, van a muerte con Xavi y el discurso está clarísimo: "Mientras haya chances, hay que creer en la Liga"

La conexión entre el césped y la grada ha alcanzado cotas que no se veían en can Barça desde la época de Luis Enrique

La comunión es brutal. Es una pasada ver a los jugadores dejándose la vida (muchos dirán que es su deber y razón no les falta) y celebrando acciones 'cotidianas' como un robo en defensa o un saque de banda a favor. Eso es fruto del trabajo emocional que viene haciendo Xavi e inculcando y que poco a poco, a fuego lento, ha ido calando muy hondo. Hay un discurso unilateral en el vestuario y una conjura: Mientras haya vida en la Liga no se renuncia a nada.

Es curioso porque las palabras del técnico de Terrassa en las ruedas de prensa suelen ser cautas: "El Madrid tiene que fallar mucho y las estadísticas dicen que lo está haciendo poco esta temporada. Es muy muy complicado". En cambio, los jugadores tienen un punto más de fe, el mensaje es esperanzador a pesar de las lógicas reticencias de las matemáticas: "Mientras haya chances se va a pelear", dijo Araujo. En la misma línea se expresó Jordi Alba tras el duelo ante el Sevilla.

Y es que los tres puntos ante el cuadro hispalense, por la dificultad que entrañaron y por tratarse de un "superequipo", como dijo el propio Xavi, fueron mucho más que eso. La acción defensiva de Dembélé, yendo al suelo con todo a cortar un balón y celebrándolo más que si de un gol se tratara. El corrillo que formaron los jugadores improvisado tras el pitido final. El agradecer los ánimos de la grada y quedarse siempre al término de los 90 minutos un buen rato para agradecerlo. Son muchos 'inputs' que hablan de que algo está cambiando, dando un giro radical.

HUMILDAD Y AMBICIÓN SIN LÍMITES

Es obvio que la Europa League está bastante más factible que la Liga. Pero lejos de relajaciones, el equipo tiene claro que hay que ir eliminatoria a eliminatoria, que quedan equipos complicados. La máxima de Xavi respecto a la humildad y a la construcción paulatina de lo que quiere de este Barça así lo marcan. El buen rollo se ha instalado en el ambiente y la vieja guardia que había recibido tantos 'palos', sin ir más lejos, está rindiendo de forma excelente. Cuando las cosas no van bien se produce ese efecto dominó.

Con esa apuesta a ultranza por la posesión, por la presión agresiva arriba. Por extremos puros y por jugadores con capacidad de ir de fuera hacia adentro y viceversa. Maximizando el rendimiento de futbolistas como 'Auba', como Frenkie, como Araujo. Como Eric, Ousmane. Todos han dado un salto importante.

Temas