Se confirma la sorpresa: Piqué, titular y Dembélé al banquillo

El central se recupera y entra en el once como tercer central

Koeman jugará con Griezmann y Messi como dos únicos puntas

El FC Barcelona jugará con un 3-5-2 para intentar ganar la Copa del Rey | sport.es

El Barça juega la final de Copa ante el Athletic con un esquema de 5-3-2. El técnico blaugrana, Ronald Koeman, ha decidido alinear un once con sorpresas para incluir a Gerard Piqué como tercer central tras recuperarse de su lesión en los últimos días.

El equipo jugará solo con dos puntas -Griezmann y Messi- por lo que Dembélé, uno de los futbolistas más decisivos en los últimos tiempos, comenzará el encuentro desde el banquillo. Una apuesta arriesgada para ganar la final de Copa y conseguir así la revancha de la Supercopa ante el Athletic.

Había algunas dudas sobre el once y, finalmente, se disiparon. El Barça formará con Ter Stegen en la portería y tres claros centrales. Mingueza, Piqué y Lenglet estarán en el eje de la zaga, por lo que Dest, por la derecha y Jordi Alba, por la izquierda jugarán como claros carrileros para reforzar el centro del campo y ocupar espacio en zonas ofensivas. Un esquema que al Barça le ha dado muy buenos resultados en los últimos meses.

Vive la final de la Copa del Rey por DAZN. ¡Suscríbete ahora, tienes un mes de prueba gratis!

La irrupción de Piqué en el once liberará a De Jong, que jugará junto a Sergio Busquets en el centro del campo. El holandés venía formando como tercer central de circunstancias para ayudar en la salida de balón.

Pedri será el enganche entre el centro del campo y la parcela ofensiva formada únicamente por Griezmann y Leo Messi con absoluta libertad de movimientos. Dembélé, que ha tenido un papel muy protagonista en los últimos duelos del Barça, estará en el banquillo para salir si es necesario como revulsivo. Braithwaite y Trincao también esperarán su oportunidad.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil