Con Ansu sí se puede

El canterano es vital para la Champions y el clásico, ha regresado por todo lo alto y el barcelonismo está rendido a su magia

El ataque del Barça gira a su alrededor y ha creado sociedades ya muy fructíferas con Memphis, Jordi Alba y Gavi

El Barça es otro con Ansu Fati. El barcelonismo se pasó diez largos meses esperando su regreso y lo cierto es que el canterano ha logrado incluso superar las expectativas más optimistas. Ni las temibles secuelas tanto físicas como mentales que conlleva cualquier lesión grave, ni la enorme responsabilidad de heredar el ‘10’ de Leo Messi en su camiseta... Nada ha asustado a un futbolista llamado a marcar una época. Ansu ha regresado a lo grande y con su presencia sobre el terreno de juego, cualquier sueño puede hacerse realidad.

Solo 116 minutos han sido suficientes para cambiar la cara de circunstancias de los barcelonistas y dibujar una sonrisa. Ansu Fati es el nuevo ídolo de la afición del Barça, ya es un hecho indiscutible. Hay que ser muy fuerte a todos los niveles para volver a ser futbolista de la manera que lo ha hecho el de Guinea-Conakry, capaz de estrenarse con un golazo como el marcado ante el Levante y de repetir el pasado domingo contra el Valencia. Los dos con un denominador común: los ha marcado con la derecha, centrando la posición pese a partir del carril izquierdo y desde fuera del área.

Precaución

Viendo cómo se está desenvolviendo Ansu Fati sobre el terreno de juego, es fácil imaginar que si fuera por Ronald Koeman, el canterano agotaría los noventa minutos del trascendental partido europeo de mañana y repetiría el domingo en el clásico. Ansu es muy necesario, más que nunca, pero precisamente por ello el técnico ya avisó que dosificará sus minutos. Irá en función de las sensaciones. Frente al Valencia estrenó titularidad y dio un paso adelante en el ‘minutaje’ completando una hora de juego. Fue un partido de máxima exigencia, en el penalti de Gayà cayó al suelo y mostró gestos de dolor, pero afortunadamente siguió jugando y como los ángeles. El objetivo es seguir sumando contra el Dinamo de Kiev y estar a tope, más si cabe, ante el Real Madrid.

Un líder de 18 años

Cumplirá los 19 el último día de este octubre, pero ya es un líder del equipo. Los veteranos le protegen y no permiten que ningún rival tenga la osadía de ir a por él. Así se evidenció cuando Foulquier le quiso levantar con malos modos y Jordi Alba fue disparado hacia el defensa francés. También Busquets y Sergi Roberto aparecieron en escena.

Ansu se ha ganado a todos por su capacidad futbolística y también por su carácter, muy lejos de endiosarse. Sobre el césped, ha creado sociedades muy fructíferas especialmente con Memphis y Jordi Alba. La pared del primer gol el domingo fue un ejemplo de la conexión con el león holandés, reconocida posteriormente por el propio Koeman. Y el lateral zurdo ha encontrado en el canterano a su nuevo socio. Cuando Fati centra su posición, el de L’Hospitalet tiene el carril libre para avanzar hasta línea de fondo. Con Gavi también se compenetra muy bien en espacios más cortos. Así fue como empezaron a asustar al Valencia. 

A redondear la semana

El Barça no está para lanzar cohetes, la situación económica es un lastre que se arrastrará durante muchos años y soñar ahora mismo con grandes objetivos puede sonar a temeridad, pero con Ansu todo es posible. Con el de Guinea-Conakry al máximo nivel, sí se puede redondear una semana que ha empezado bien y que es del todo decisiva sobre todo para el futuro en la Champions League, pero también para el devenir de la Liga, pues los partidos ante el máximo rival valen mucho más que tres puntos. 

Si en solo cuatro apariciones Ansu Fati ha sido capaz de marcar dos golazos, de provocar un penalti y de levantar de sus asientos a la afición, totalmente rendida a sus pies, lo que está por venir promete ser todavía mucho mejor. Mañana volverá a ser ovacionado por un Camp Nou que le idolatra.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil