Sport.es Menú

Cómo encajar a Griezmann en el Barcelona

Ernesto Valverde quiere que el francés encuentre su sitio en un ataque con Luis Suárez y Leo Messi

El técnico blaugrana está satisfecho con su aportación en defensa, aunque le exigirá más ofensivamente

 El doblete que marcó ante el Betis en su estreno oficial en el feudo culé le valió superar a estrellas como Ronaldinho | Perform

Ernesto Valverde está buscando fórmulas para conseguir un encaje adecuado para Antoine Griezmann en el ataque, ahora que Leo Messi y Luis Suárez están  recuperados.

"Tenemos que mejorar en ataque", "nos cuesta generar juego", "tenemos que ser más profundos", "necesitamos que los de delante se vayan conociendo para mejorar nuestro juego ofensivo". Todas ellas fueron frases pronunciadas por el entrenador en el Signal Iduna Park después del partido contra el Borussia y son una demostración de que cree que al equipo le falta gol en este inicio de temporada. Si bien en el Camp Nou lo ha bordado (10 goles en dos partidos) fuera de l'Estadi no ha sido así (2 goles en Pamplona, 0 en San Mamés y 0 en Dortmund). Es un tema que le preocupa a Valverde porque las ocasiones escasean.

Hasta ahora, el técnico había tenido que improvisar ante las numerosas bajas en ataque (hay que sumar la de Dembélé) con jugadores como Carles Pérez, Fati o Rafinha. Ante estas circunstancias, el técnico había dado mayor libertad a  Griezmann para jugar entre líneas, por detrás del delantero centro y por la banda que quisiera. Como a él le gusta. Ahora, con Messi y con Suárez, se trata de reestructurar el ataque para aprovechar el potencial de todos ellos y dejar de sufrir por falta de ocasiones cuando el Barça está acostumbrado a ser el equipo más destacado en esta especialidad.

El técnico está contento con la actitud del francés durante estas primeras semanas de competición. Le ve mucho margen en el apartado ofensivo producto de quien acaba de llegar y todavía no ha alcanzado una buena compenetración con sus compañeros y le ensalza por su capacidad defensiva, su predisposición a ayudar en defensa. Así pues, no es raro verle incluso en la frontal del área como un centrocampista más en los ataques posicionales de los equipos rivales ayudando en la recuperación de la pelota.

Pedirá más

Griezmann ha jugado todos los minutos en los partidos oficiales disputados hasta el momento y en esos cinco partidos ha marcado dos goles y ha logrado dos asistencias. Un balance nada despreciable para quien acaba de llegar, pero no suficiente para un crack para el Barça.  Hay que avanzar. Y en esta batalla se encuentra  Valverde porque quiere que el francés encuentre su sitio.

Y una decisión es importante es su posición en el terreno de juego. Con Messi y Suárez en el campo, tal y como quedó demostrado en Alemania, Griezmann pasa a la banda izquierda, un puesto en el que deberá adaptarse pues en el Atlético se movía por otras zonas, con más libertad. Sin Messi en el campo, puede ocupar tranquilamente su posición por la derecha. Sin Suárez en el campo, Griezmann podría jugar de delantero centro.

Así pues, lograr que esta pieza encaje en el puzle azulgrana es clave para ser más fructíferos, más peligrosos, más profundos, tal y como exige Valverde. 

El papel de Griezmann, como decíamos, es valorado por Ernesto Valverde porque es activo en la presión, en la recuperación y no escasea cuando hay que tirar para atrás y apoyar a los compañeros en defensa. Y buscar este equilibrio siempre ha sido una de sus preocupaciones desde que llegó al banquillo. Sin embargo, Griezmann llegó como crack y el entrenador extremeño considera que hay que exigirle más a nivel ofensivo.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil