La cláusula de Bartomeu a Gerard Piqué

CONFIDENCIAL SPORT

El central aceptó cobrar hasta un máximo de 28 millones brutos (fijo + variables) por cada una de las dos últimas temporadas más una prima de 12 millones al colgar las botas

Fue uno de los primeros futbolistas que se puso a disposición del club para ayudar a salir de la grave situación

Piqué se ejercita en solitario sobre el césped de la Ciudad Deportiva Joan Gamper | FCB

Explican exdirectivos y exejecutivos que estuvieron bajo la presidencia de Josep Maria Bartomeu que si este tenía un ‘niño mimado’ en el vestuario del FC Barcelona no era otro que Gerard Piqué. Cuando estalló la crisis en marzo de 2020 como consecuencia de la pandemia, y el FC Barcelona se vio obligado a pedir un esfuerzo a la primera plantilla azulgrana, consistente en diferir los salarios, Piqué fue uno de los primeros que se puso a disposición del club para ayudar a salir de la grave situación.

Esto conviene resaltarlo porque muchos otros compañeros de Piqué, algunos capitanes como él, prefirieron mirar hacia otro lado como si la cosa no fuera con ellos. Solo muy al final accedieron.

Piqué aceptó cobrar 28 millones brutos (la suma del fijo más algunos variables) por cada una de las dos últimas temporadas más una prima de 12 millones al colgar las botas. Es decir, en su última etapa como jugador, su club de toda la vida le garantizaba hasta un máximo de 68 millones de euros brutos. El FC Barcelona, para cobrar esos 28 millones, le exigía que jugara, como mínimo, el 50% de los partidos. Piqué batalló para eliminar esa cláusula que al final se quedó en el 35% de los partidos. Es decir, si no llegaba a esa cantidad, el FC Barcelona podía, de forma unilateral, rescindir ese contrato y no abonarlo en su integridad. Lo que después hubieran pactado Laporta y Piqué ya es otro cantar.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil