Christensen inicia la revolución en defensa

Christensen inicia la revolución en defensa

Laporta reveló que Christensen soñaba con jugar en el Barça de niño | sport

El danés es el primero de una larga serie de fichajes que harán más competitiva la zaga

Las cuatro posiciones de atrás serán las que sufrirán más cambios en la nueva plantilla

Xavi tiene claro el diagnóstico y el tratamiento necesario para que su plantilla logre la competitividad imprescindible de un equipo campeón. En eso lleva trabajando la dirección deportiva desde hace meses y la fruta empieza a estar madura. Todas las líneas van a sufrir cambios importantes y la defensa no será ninguna excepción. De hecho, es atrás donde la revolución va a ser más intensa y ayer la llegada de Christensen la puso en marcha. Es imparable.

El danés es el primero de una serie de fichajes que el Barça quiere cerrar este verano para reforzar todas y cada una de las cuatro posiciones de la zaga. El primer paso se dio comunicando a los futbolistas con los que no se contaba la necesidad de su salida. Así se hizo con Dani Alves, pero también con Lenglet y Umtiti, que no jugarán la próxima temporada en el Camp Nou. Lo mismo se intentó con Piqué, aunque en su caso el central rechazó la invitación y se comprometió a trabajar para recuperar su mejor versión. Xavi aceptó darle esa oportunidad, por lo que Gerard será uno más de la plantilla y ya conoce las condiciones impuestas por el técnico para ganarse su confianza. En el lateral derecho también habrá novedades y Xavi tiene claro que necesita la llegada de Azpilicueta para ganar experiencia y fiabilidad. Allí puede tener minutos Sergi Roberto, aunque el técnico le ve más en el centro del campo.

Dos centrales

Tras la renovación de Ronald Araujo, la nómina de centrales en este momento la forman el uruguayo, Piqué, Christensen y Èric Garcia. Cuatro futbolistas para dos posiciones que no son suficientes para el plan que tienen en mente desde el banquillo. Falta un central de primerísimo nivel, un titular indiscutible que no genere ningún tipo de duda sobre su ascendencia. El número uno de la lista es Jules Koundé. El Sevilla necesita vender y el jugador quiere salir, pero la competencia es enorme porque son varios los clubs que suspiran por su fichaje, uno de ellos el Chelsea, que ya le quiso el pasado verano. El Barça trabaja a contrarreloj para encontrar la financiación con la que ir a por él con todo. La alternativa también tiene nombre y apellidos: Koulibaly. El defensa del Nápoles también está a la espera de lo que se cuece en los despachos del Camp Nou.

En el lateral izquierdo se busca doblar la plaza que tiene en exclusiva Jordi Alba desde hace muchas temporadas, donde prácticamente no ha tenido competencia. Marcos Alonso es el elegido, aunque habrá que ponerse de acuerdo con el Chelsea. La revolución en defensa no tiene marcha atrás y acaba de empezar.