Carles Aleñá: Una excepción que se hizo crónica

Carles Aleñá: Una excepción que se hizo crónica

Josep Gombau fue su primer entrenador en el Benjamín B del Barcelona
Josep Gombau fue su primer entrenador en el Benjamín B del Barcelona | FCB

Jordi Condom conocía a Francesc Aleñá porque ambos habían coincidido en el fútbol base del Barça. El entonces entrenador del Benjamín A habló con Josep Gombau, técnico del Benjamín B. El club no contaba aún con Prebenjamín, la edad en la que debía ser inscrito Carles, así que había que hablar con Albert Benaiges para tratar el tema. “No puede ser” fue la primera respuesta de quien coordinaba las categorías inferiores del Barça.

Pero el Espanyol sí contaba con un Prebenjamín y tanto Condom como Gombau no tenían ninguna duda de que Aleñá acabaría allí si no daban el paso. Benaiges cambió de opinión nada más verlo entrenar. “En aquella época fue la única excepción que hicimos. Todos mis jugadores habían nacido en 1997 y él era del 98, pero no se notaba en nada. Todo lo contrario, seguía destacando incluso siendo un año menor”, explica Gombau, de viaje como técnico de la selección olímpica australiana.

La intención inicial del club era que, al año siguiente, repitiera en el Benjamín B para igualarse con los canteranos de su misma edad, pero su rendimiento aconsejaba tomar otra decisión. Junto a sus primeros compañeros en el Barça subió al Benjamín A y, desde el primer día, Carles Aleñá siempre ha jugado en una categoría superior a la que le tocaba por año de nacimiento. Hasta que, siendo cadete, jugó con los juveniles, aumentado la diferencia de edad sin que su fútbol se resintiera lo más mínimo. Hoy es titular indiscutible en el Barça B, pero aún tiene ficha juvenil.